Solicita una cita

ARTÍCULOS IMM

OVARIOS POLIQUÍSTICOS

25 de Septiembre del 2012

¿Realmente son quistes?

Muchas mujeres en la actualidad, ante una molestia ginecológica deben realizarse una ecografía de la zona pélvica y se dan con la sorpresa de que tienen ovarios poliquísticos y muchos colegas, ante éste hallazgo, asumen que la mayoría de problemas reproductivos y otras molestias en la zona pélvica son por la presencia de éstos quistes en los ovarios, llámese menstruación irregular, dolor menstrual, dolor pélvico, demoras en la fertilidad.

Así que muchas pacientes se someten a tratamientos para tratar de “desaparecer” éstos quistes, y muchas veces no se logra tal objetivo. Hoy vamos a tratar de explicar qué son y cómo se forman estos “múltiples quistes” en los ovarios y si realmente son quistes o no.

Desde el inicio de la edad reproductiva, mes a mes, el ovario debe ofertar un óvulo, normalmente a la mitad del ciclo menstrual regular (que en promedio dura 28 días). Es decir, en promedio, el día 14 contando desde el primer día de la menstruación.

Pero si bien la mayoría de veces la mujer oferta un solo óvulo por mes, en realidad pierde entre 30 a 35 óvulos cada mes… ¿Qué pasa con los otros?, simplemente se quedan en el camino y se reabsorben al no ser los elegidos para dominar ese mes y ser ofertados.

El óvulo crece en una bolsa de líquido nutritivo y a esta bolsita se le llama folículo. Los primeros días del ciclo menstrual estas bolsitas miden entre 4 a 9 mm y en esta etapa se puede ver el grupo de folículos que van a competir ese mes en una especie de maratón de selección para ser ovulado.
Conforme pasan los días y se acerca el momento de la ovulación, muchos de éstos folículos ya se han reabsorbido y por ello días antes de la ovulación, sólo se debe apreciar un folículo de entre 20 y 22 mm y algunos pocos de tamaño mucho menor.

Por desórdenes que afectan la ovulación, este proceso de selección se detiene y así podemos ver múltiples folículos todos agrupados en cualquier momento del ciclo de la mujer y cuando esto sucede, el ovario toma el aspecto poliquístico tan comúnmente diagnosticado.

Pero como ven, no son quistes o tumores, son los mismos folículos o casitas de los óvulos que están agrupados pues no pueden completar el ciclo normal al haber algún factor que interrumpe el proceso, el cual casi siempre es un desbalancemetabólico.

Así que el tratamiento óptimo sería buscar la causa, el desorden o desórdenes que afectan la función del ovario, que toma este aspecto poliquístico no porque así se determinó, si no que está obligado a hacerlo al haber algunos factores que afectan su normal funcionamiento.

En estos casos, el ovario no está ocasionando nada con sus “quistes” (que no lo son). El ovario poliquístico no es la causa de ningún síntoma o molestia en la zona reproductiva. También es consecuencia de los disbalances que afectan su funcionamiento.

En el IMM más que proponer tratar de “regular el ciclo” o tratar de corregirlos quirúrgicamente o que se “expulsen” (cosa que no puede suceder al ser un tejido normal de la mujer), hacemos un plan diagnóstico a fin de buscar la causa metabólica y/o nutricional que no está dejando funcionar al ovario y con ello optimizar la ovulación de un modo más sostenido.