Solicita una cita

ARTÍCULOS IMM

Osteoporosis: ¿Un mecanismo de defensa contra la diabetes?

06 de Agosto del 2014

Sabemos que la osteoporosis es un factor de riesgo para fracturas, principalmente en columna y cadera y sobre todo en mujeres por encima de los 65 años.


Cuando aparece el diagnóstico de osteopenia u osteoporosis en la densitometría inmediatamente asumimos que es por falta de calcio y de vitamina D y si el cuadro es severo el especialista muchas veces sugiere tomar fijadores de calcio una vez al mes o en inyectable una vez al año. Pero las causas de este proceso no siempre se dan por estas insuficiencias, es posible que esté asociado a un desorden en el metabolismo del azúcar.


Recientemente se ha visto que los huesos largos, los más vulnerables a osteoporosis y fracturas, actúan también como glándulas endocrinas. Se ha visto que, cuando la glucosa se eleva mucho en sangre, el hueso tiene la capacidad de producir cantidades más altas de una sustancia denominada osteocalcina, la cual tiene la particularidad de ir al páncreas y ordenarle que produzca más insulina logrando con ello que el azúcar baje en sangre.


Pero también se encontró que, para que la osteocalcina estimule al páncreas, tiene que activarse y esto se hace en las zonas donde hay menos densidad ósea y por ende el hueso está menos calcificado.


Si hay mucha carga de azúcar circulante en sangre es posible que el hueso necesite producir y activar más osteocalcina durante más días y más veces durante un día, facilitando la descalcificación y la aparición de osteoporosis y con ello mayor riesgo de fractura.


Pero esta descalcificación significaría un mecanismo de defensa contra la diabetes y por lo tanto si lo detengo mediante el uso de fijadores si bien disminuyo el riesgo de fractura incremento el riesgo de diabetes.


Si el proceso es un mecanismo defensa lo ideal sería tratar el factor causante de esta modificación en la producción de osteocalcina y eso se consigue mediante una nutrición con menos carga de carbohidratos o mejorando la actividad metabólica en los tejidos para evitar mayor azúcar circulante o convertido en grasa.


Antes de recomendar en todos los casos de osteopenia u osteoporosis un manejo orientado solo a fijar el calcio incrementando su aporte y limitando su pérdida en el IMM priorizamos si tenemos otras opciones de manejo que puedan no sólo beneficiar al hueso si no al bienestar en general a nuestras pacientes y disminuir otros riesgos como la diabetes.