Solicita una cita

ARTÍCULOS IMM

ROSTRO FETAL EN 4D

14 de Septiembre del 2012

¿cuándo es el mejor momento para visualizarlo?

La ecografía 4D es uno de los avances que más acercan una imagen médica al terreno de lo conocido por todos nosotros. Las imágenes en medicina tienden a ser engorrosas y poco entendibles para todos, pero ver el rostro del bebé que está por nacer, no hay manera de no reconocerlo.

Así, visualizar el rostro genera más acercamiento de los padres hacia el bebé y refuerza los lazos familiares.

No obstante, debemos saber que esta ecografía no siempre puede darnos una imagen “de catálogo”, pero si tenemos ciertas consideraciones podemos acercarnos mucho a la imagen ideal que todos queremos tener como primera foto para el álbum del bebé.

En primer lugar debemos tener en claro que el bebé dentro del vientre aún está en formación, así que una ecografía 4D muy temprana no va a encontrar un bebé completamente formado y entonces la imagen del rostro fetal no es la ideal.

Esto porque la grasa debajo de la piel del rostro que da el aspecto rollizo a los niños aún comienza a establecerse luego de la semana 20 de gestación, así que antes de esta fecha pretender obtener buenas imágenes del rostro fetal casi no siempre es posible y en estos casos el objetivo de la 4D es otro ver la integridad anatómica de superficie en el bebé.

En el otro extremo, como la barriga no puede crecer de modo incesante si no que tiene un límite, si la gestación está muy avanzada el bebé está más plegado (posición fetal normal), en la zona menos dilatada del abdomen (la pelvis, que es como un embudo) y con menos líquido amniótico sobre el rostro fetal impidiendo una adecuada reconstrucción de la imagen fetal.

Así, de la semana 30 a 32, hasta en un 30% de gestaciones no se va a poder visualizar bien el rostro fetal, de la 32 a 34 en un 50 a 60% de gestaciones no se visualiza adecuadamente y por encima de la semana 34 es posible que en un 90% o más de gestaciones no se pueda ver el rostro fetal.

Así que el momento ideal es cuando el bebé tiene tamaño promedio, ya tiene cierto nivel de tejido graso debajo de la piel del rostro y hay más líquido que bebé, y esto se da idealmente entre la semana 22 a 29. Acá en un 90% de las veces podemos obtener una buena imagen del rostro fetal.

Algunas veces, así estemos en las semanas ideales, si la mami ha subido mucho de peso es posible que no se logre definir el rostro fetal pues a las ondas ecográficas le es más difícil llegar hasta el bebé. También si la placenta está por delante del bebé (aunque sea médicamente normal) va a hacer un efecto cortina y muchas veces impide ver adecuadamente la imagen del bebé. Aunque ambos casos no son la norma.

Y finalmente, si el bebé anda cómodo de espaldas y el rostro fetal está mirando hacia la espalda de la mamá y no tenemos la oportunidad de que se mueva durante la sesión ecográfica, es muy poco probable obtener la imagen del rostro.

La ecografía 4D no sólo sirve para ver el rostro fetal pero es su función más conocida, así que es muy importante tener en cuenta todas estas consideraciones de modo que sepamos qué ventajas y limitaciones nos ofrece esta importante ecografía en todo momento de la gestación.