Solicita una cita

ARTÍCULOS IMM

Cáncer de mama: Riesgo Emergentes

03 de Septiembre del 2014

 


Las glándulas y conductos glandulares de las mamas son muy suceptibles a generar tumoraciones y algunas mujeres llegan a desarrollar cáncer de mama.


Hace sólo 30 años, una de cada nueve mujeres tenían riesgo de desarrollar este cáncer, actualmente una de cada ocho mujeres tiene el riesgo. Y si bien hay mejor tecnología para una detección más temprana en etapas curables, la intervención médica no ha podido disminuir el riesgo de padecer una tumoración maligna en la mama.


Existen riesgos establecidos que no podemos evitar, como el hecho de ser mujer, tener más de 55 años, tener un familiar de primer grado que haya tenido cáncer de mama, tener mamas muy densas o sufrir de quistes y fibroadenomas benignos.


Otros conocidos modificables como tener sobrepeso, no hacer ejercicio, el historial de embarazos y lactancia, el consumo de alcohol y cigarrillo.


Pero al parecer, y si bien no hay una evidencia clara, mucho del aumento de la frecuencia de este cáncer podría deberse a recientemente se han sumado a los factores ya conocidos mencionados arriba, otros factores de riesgo que recién se identifican y que, por las nuevas tendencias sociales, recién emergen y se pueden relacionar con el incremento en el riesgo de padecer tumores en la mama.


A continuación enumeramos los que más probablemente contribuyan a incrementar el riesgo de padecer de este problema:


Bajos niveles de vitamina D: Es muy usual que actualmente nos levantemos muy temprano para el trabajo del cual no salimos hasta muy tarde, lo cual limita la exposición al sol y por la disminución en la diversificación de las comidas, también ha disminuido las fuentes nutricionales de esta importante vitamina.


Las investigacione sugieren que a menores niveles de vitamina D, mayor riesgo de desarrollar cáncer de mama. Esta vitamina es inmunomoduladora y controla el crecimiento celular normal.


Exposición nocturna a la luz: En algunos estudios se ha reportado que las mujeres que trabajan de noche (doctoras, enfermeras, policías, etc) tienen mayor riesgo que las mujeres que no tienen turnos de noche. Durante la noche el cuerpo produce sustancias reparadoras y los trabajos nocturnos cortarían con el ciclo natural de sueño vigilia que hace posible la producción de dichas sustancias.


Exposición a químicos industriales: Actualmente estamos expuestos casi a diarios a productos químicos industriales presentes en los cosméticos y bloqueadores, en los conservantes de alimentos, productos para la producción agrícola y ganadera, plásticos de envases, envolturas y bebidas.


Si bien no se tiene certeza si la cantidad presente en cada producto es suficiente como para actuar como un pseudo estrógeno o limitante de nuestro sistema de defensa, lo cierto es que, a mayor exposición de rutina a estos productos o aun mix de ellos mayor probabilidad de incrementar este y otros riesgos a nuestro bienestar.