Solicita una cita

ARTÍCULOS IMM

Mamografía y cáncer de tiroides: ¿Existe mayor riesgo?

10 de Septiembre del 2014

Algunas pacientes nos comentan que en diversos medios de comunicación afirman que la radiación que recibe una paciente en una mamografía puede incrementar significativamente la probabilidad de desarrollar cáncer de tiroides.


En estos medios afirman además que es necesario que en caso de que deban someterse a una mamografía, deben pedir a los médicos que se utilice un collarín emplomado protector de la glándula tiroidea.


En la actualidad, con los equipos modernos de mamografía, esta probabilidad es casi nula y no existe mayor riesgo de desarrollar cáncer de tiroides.


Esto por varias razones que explicamos a continuación.


Primero: la tecnología que utilizan los equipos modernos, los cuales se han ido perfeccionando de tal forma que las dosis de radiación son extremadamente cortas, ya que son rayos X de alta frecuencia.


Segundo: los equipos actuales dirigen el haz de rayos X de modo directo hacia la mama, por lo que la tiroides no está expuesta directamente a este rayo y recibe una mínima cantidad de rayos dispersos, menos de 0.005 miligray, que equivalen a 30 minutos de radiación natural recibida por cualquier persona a partir de fuentes naturales.


Tercero, los equipos más actuales cuentan de por sí con una luna protectora de tiroides que al momento de que la paciente se acomoda para la mamografía esta queda justo por delante del cuello. Dicha luna no permite el paso de los rayos X.


Es así que el riesgo de cáncer de tiroides es casi nulo con los equipos de mamografía actual y en probabilidades de sólo 1 en 17,1 millones de mujeres examinadas.


Dado que el riesgo es muy pero muy escaso, el uso de un collarín protector de la tiroides podría afectar la posición óptima de la paciente y podría ocasionar artefactos (sombras que pueden aparecer en la imagen de la mamografía). Ambos factores pueden reducir la calidad de la imagen e interferir con el diagnóstico. No es recomendable el uso de estos collarines con plomo para proteger la tiroides.


La mamografía moderna, que cuenta con digitalización para mayor visualización de detalles en el tejido de la mama, tiene reconocidos beneficios y sus riesgos son casi nulos en lesionar otros órganos.


Es muy recomendable mantenerla como una alternativa de control periódico el cual siempre debe de hacerse bajo la supervisión y sugerencia de un especialista de confianza.