Solicita una cita

ARTÍCULOS IMM

Cambios emocionales premenstruales, ¿Por qué en algunas mujeres son tan intensos?

15 de Octubre del 2014

En toda mujer moderna, la ovulación y la menstruación cíclica mes a mes es lo habitual, ya que el embarazo se ha tornado muy espaciado y hasta ahí es lo que toda mujer en edad fértil espera.

No obstante cada vez es más común sentir días antes de la menstruación que el estado de ánimo cambia y hay sensación de fatiga o cansancio fácil, cuesta un poco más concentrarse o hay mayor esfuerzo para realizar las tareas cotidianas, aparece ánimo depresivo o mayor irritabilidad.

Y es aquí donde todo el mundo dice “está en esos días”… pues ya estos cambios se han vuelto la norma y no la excepción.

¡Es como si se disminuyera el voltaje!, haciendo analogía a aparatos que “enlentecen” cuando el voltaje disminuye.

Es más, pueden inclusive aparecer como “antojos de energía” y es por ello que aparecen cambios tipo mini embarazo donde hay más ansiedad de comer dulces, bebidas azucaradas, jugos o harinas (dependiendo de los gustos). Pero en todos estos “antojos”, el contenido energético en forma de azúcar es lo que domina.

¿Qué está pasando?

Lo que pasa es lo siguiente: una semana antes de la menstruación hay un pico hormonal donde el estrógeno y la progesterona están muy altas y luego caen bruscamente si no hay embarazo que haga que el ovario mantenga la producción de éstas hormonas. Al estar muy elevadas ocasionan cambios en las hormonas del metabolismo, aquellas que regulan cómo los tejidos utilizan energía.

El cambio eleva la sustancia que hace que el azúcar disminuya en la sangre y tiende a disminuir las sustancias hormonales que hagan que el azúcar se mantenga alto en la sangre. El resultado de este disbalance es una hipoglicemia o azúcar baja circulante.

Hay dos tejidos que son muy susceptibles a la disminución de azúcar circulante: las neuronas y los músculos. Al afectarse el suministro energético a las neuronas muchas chicas tienen mayor sensación de tristeza o desánimo o toleran menos el estrés volviéndose más irritables. Y cuando disminuye para los músculos hay sensación de cansancio fácil y en ambos casos la actividad física o mental cotidiana se convierte en un esfuerzo.

Dependiendo de la severidad de la hipoglicemia es la severidad de los síntomas. Además que cada persona de modo individual puede ser o no más susceptible a afectarse por los cambios hormonales.

¿La solución?

La solución en general no es consumir más energía en forma de caramelos, chocolates o jugos. Al ser éstos un shot de azúcar, empeoran más la elevación de la hormona que disminuye el azúcar en la sangre y ante el alivio inicial el proceso se repite a veces con mayor intensidad.

Si los síntomas son leves y transitorios una buena medida es no saltearse ninguna comida principal y procurar hacer dos snacks a media mañana y a media tarde, pero de una fruta entera con nueces o pecanas. Y en las comidas principales aprovechar la fibra y fuentes de proteínas. Lo que hace que la energía se absorba lentamente y dure más en la sangre.

Pero si los síntomas han hecho que ciertos colegas comiencen a utilizar antidepresivos u otra medicación sintomática que no corrige la causa básica, una buena opción es averiguar formalmente las causas de dicha hipoglicemia.

En el IMM siempre miramos de primera intención el metabolismo pues es un factor muy común que actualmente se altera y lamentablemente el menos buscado. No obstante al mejorar el metabolismo no sólo los cambios premenstruales pueden ser mejor llevados, sino además, se mejoran el funcionamiento de otros órganos y sistemas haciendo el enfoque de manejo más integrador y beneficioso para la paciente.