Solicita una cita

ARTÍCULOS IMM

Lactancia Materna: Beneficios para las Madres

22 de Octubre del 2014

La leche materna es el mejor alimento para el bebé desde que nace. Aporta la cantidad necesaria de calorías y energía, las proteínas que contiene no generan alergias y apoya al sistema de defensa del recién nacido, el cual está inmaduro hasta los 2 años, el aporte correcto de vitaminas y minerales también es su gran ventaja. Es más fácil de digerir para su sistema digestivo inmaduro y por lo tanto la presencia de cólicos y llanto por irritabilidad en el bebé es menor.


Se adapta permanentemente a las necesidades del bebé desde que nace hasta los dos primeros años de vida y esto lo hace insustituible.


Pero ¿hay beneficios para la madre? Pues sí y muchos.


Ni bien el bebé comienza a tomar la leche, con la succión, el cerebro libera una hormona que facilita la contracción uterina con lo que la pérdida de sangre y por ende de hierro luego del parto (los loquios) es menor y con ello se contribuye a menos fatiga y dolor muscular.


La madres que dan de lactar a sus bebés tienden a recuperar el peso adecuado más rápido que aquellas que no lo hacen y esto simplemente porque la leche toma las calorías de la madre para ofertárselas al bebé. Así los excesos de energía convertidas en grasa disminuyen más fácilmente.


Mientras más tiempo la madre da de lactar a su bebe hay mayor uso de la energía extra y con ello disminuye la actividad de la insulina y de los factores de crecimiento similares a la insulina y a largo plazo contribuye a un menor riesgo de cáncer de mama.


Se sabe además que las madres que han dado de lactar a sus bebés, a mayor tiempo de lactancia, menor riesgo de desarrollar infartos o derrames cuando son más adultas.


 


Actualmente las madres asumen que su producción no es la óptima, cuando es normal que sea muy escasa al comienzo pues el estómago del bebé es pequeño y se llena rápido o no tienen paciencia con los ritmos de lactancia del bebé que puede succionar poco tiempo y quedarse dormido.


 


Esto rápidamente las hace migrar a la leche maternizada perdiendo la oportunidad de no sólo beneficiar a su bebé si no a ellas tanto en el corto como en el largo plazo, teniendo más bienestar.


Al mejorar el sistema de defensa de los bebés, evitar la presencia de los cólicos intestinales y al mejorar las cosas para la mamá tiene un gran impacto en el ahorro ya que de por sí no cuesta nada y el bebé requiere menos visitas al pediatra y la mamá gana en bienestar.


No olvidas siempre mantener una dieta rica en proteínas y verduras frescas, así como en carbohidratos complejos de modo que la lactancia no tome de los tejidos sanos de la mamá lo que el bebé necesita.


En el IMM promovemos entre nuestras pacientes la lactancia materna exclusiva que siempre trae beneficios y ningún riesgo.