Solicita una cita

ARTÍCULOS IMM

Vitamina E y quistes o dolor en la mama ¿Realmente ayuda?

12 de Noviembre del 2014

La vitamina E es una sustancia liposoluble muy abundante en los aceites vegetales, en los frutos secos y en los vegetales de hoja verde.


Es una sustancia que actúa en el cuerpo como antioxidante y evita el daño ocasionado por los radicales libres tanto los liberados por la degradación normal de los alimentos o aquella ocasionada por el exceso de tabaco y la polución ambiental. También es un inmuno modulador y es un factor anticoagulante en dosis altas.


Dadas sus propiedades anti oxidantes y anti inflamatorias se han hecho numerosos estudios para ver si su suplementación protege al corazón, previene el cáncer o disminuye otros riesgos asociados a inflamación. Lamentablemente en suplementos no ha demostrado ser antiinflamatoria, si no pro inflamatoria y a incrementar el riesgo de hemorragias si su uso es prolongado (de años).


En ginecología desde la década del 60, se ha utilizado como un factor que ayuda con el dolor mamario y cuando a la paciente se le encuentra quistes o fibroadenomas. Estudios de esa época encontró que al tomar vitamina E las pacientes referían menos dolor y en algunas cedían los quistes mamarios. Se asumía que “la inflamación en las mamas” podía asociarse a falta de antiinflamatorios tipo vitamina E.


Lamentablemente este estudio tuvo grandes limitaciones, pues no vieron si había otros factores causales ni buscaron si las pacientes estaban en insuficiencia de dicha vitamina lo cual ocasiona otros síntomas, por lo que sus hallazgos no se pudieron repetir y con el tiempo se demostró que tanto las que tienen quistes o dolor mamario y las que no, dar o no vitamina E no afectaba el curso de las molestias.


Como son otros cambios hormonales los que condicionan el dolor y la aparición de quistes, si estos cambios, que pueden ser transitorios, ceden, el dolor y los quistes pueden ceder espontáneamente, con o sin el uso de la vitamina E.


En realidad, cuando una mama duele o aparecen quistes, no es porque a la paciente le falta vitamina E.


En aquellas que el dolor es persistente o los quistes lo son, el manejo correcto es buscar que está facilitando la actividad exagerada del estrógeno sobre el tejido de la mama.


Y muchas veces esto se da pues el estrógeno actúa más sobre la mama conforme hay más ovulaciones (retraso en la maternidad y lactancia), en estados de premenopausia (por fallas en la ovulación), cuando se sube de peso (la insulina alta eleva la actividad del estrógeno) y/o se pierde actividad de la hormona tiroidea (con lo cual se retrasa la eliminación del estrógeno).


Utilizar de rutina vitamina E lo único que hace es retrasar la búsqueda de la causa o causas asociadas a dicho dolor o tumoración y quizá utilizar dosis muy altas por mucho tiempo (años en verdad) podría incrementar los riesgos pro inflamatorios y problemas en la coagulación sanguínea.


Es por ello que en el IMM preferimos buscar otros factores anatómicos y metabólicos que pueden explicar mejor la aparición del dolor mamario y procuramos hacer un enfoque el más equilibrador posible.