Solicita una cita

ARTÍCULOS IMM

Colesterol ¿siempre malo?

10 de Diciembre del 2014

El colesterol LDL, en valores por encima de lo normal o muy altos, es un factor de riesgo para enfermedades cardiovasculares  por obstrucción de los vasos sanguíneos que puede terminar en infarto o derrames.


Pero como factor de riesgo aislado, es probable que estando alto no contribuya mucho a ese riesgo. Se necesitan además tener otros factores que juntos, pueden hacer más probable una complicación cardiovascular en una persona: colesterol HDL o bueno muy bajos, sedentarismo, sobrepeso, fumar.


Pero, ¿siempre el colesterol es malo? En concentraciones normales NO lo es. Es un elemento esencial para el adecuado funcionamiento de nuestro cuerpo. Es más, sin colesterol no podemos vivir.


El colesterol participa en lo siguiente:


  • Es constituyente de las membranas de cada célula de nuestro cuerpo. Actúa como filtro para la entrada y salida de numerosas sustancias en las células.
  • Precursor de hormonas sexuales. La testosterona, la progesterona y los estrógenos derivan del colesterol. Si el colesterol está muy bajo o muy alto puede afectar el adecuado funcionamiento del ovario, los espermatozoides y la fertilidad.
  • Precursor de hormonas esteroideas críticas para enfrentar el estrés y regular la presión arterial, así como el metabolismo de la glucosa y acción del sistema de defensa.
  • Precursor de la vitamina D. Una vitamina esencial en la contracción muscular, la densidad ósea y el sistema de defensa.
  • Componente de las sales biliares. Para ayudar en la digestión de las grasas.

¿Cuáles son los valores deseables de colesterol? Lo ideal es tener un colesterol HDL por encima de 60 unidades. Este es el denominado colesterol “bueno” y una de sus funciones es “remover” el colesterol LDL o malo de las arterias. En realidad es el más crítico para disminuir el riesgo cardiovascular.


En cuanto al colesterol LDL o “malo”, el valor ideal es mantenerlo por debajo de 129 mg/dl. Es denominado así pues si por años se mantiene muy alto (más de 160) puede obstruir las arterias y ocasionar infartos y derrames.


Como vemos, no hay componente nutricional malo, si no que su exceso puede serlo. Pero muy poco de ello también podría ocasionar múltiples problemas en nuestro cuerpo. Claro que esto depende del tiempo de restricción y la severidad de la alteración.