Solicita una cita

ARTÍCULOS IMM

Ovarios poliquísticos y azúcares refinados

11 de Febrero del 2015

El síndrome de ovario poliquístico es un transtorno muy común hoy en día que afecta a dos de cada diez mujeres.
 
Sus consecuencias van más allá de afectar la ovulación y con ello el patrón de la menstruación o la fertilidad pues se ha visto además que favorece el cutis graso y el acné, incrementa el riesgo de sobrepeso y a largo plazo da mas riesgo de padecer diabetes y enfermedad cardiovascular.
 
Si bien las causas pueden ser múltiples, la mayoría de mujeres que padecen de este síndrome la causa está asociada a una respuesta exagerada de su cuerpo ante el consumo rutinario de alimentos ricos en azúcares refinados.
 
 Hoy en día hay exceso de alimentos ricos en azúcares refinados los cuales producen aumentos bruscos de azúcar en la sangre luego de ser consumidos. Cuando esto sucede, el páncreas tiene que liberar mayores cantidades de insulina que lo habitual. Lo hace para evitar que el azúcar se eleve en las sangre y, si el músculo no la necesita como energía, tiende a convertirla en grasa.
 
Esta conversión en grasa es lo que hace que muchas mujeres con problemas en la ovulación y menstruación tengan tendencia al sobrepeso.
 
¿Y cuáles son estos azúcares refinados? Pues están en muchos alimentos, hasta en los no considerados como tal. 
 
Cuando se habla de azúcares inmediatamente se piensa en postres y bebidas endulzadas con cristales de azúcar, pero en realidad los azúcares refinados están en muchos alimentos no dulces, como los hechos en base a harina refinada de trigo como el pan blanco, el fideo blanco, las masas de pizza.
 
El arroz blanco es otro alimento refinado rico en azúcares y actualmente, alimentos que son considerados fuentes de proteína están llenos de azúcares refinados derivados del jarabe de maíz como el yogurt, los embutidos bajos en grasa y salsas dulces para ensaladas.
 
Si se rutinizan dichos alimentos, es posible que, por más que se den anticonceptivos por un tiempo, luego de dejarlos el problema persista pues no se ha corregido la causa básica que es el exceso de insulina por errores nutricionales o falta de un metabolismo adecuado en el músculo.
 
El ovario es muy sensible a cambios hormonales que normalmente no son vistos como causas asociadas  por el enfoque convencional de atención. En el IMM promovemos siempre buscar y corregir las causas básicas metabólicas y nutricionales de modo que podamos tener un impacto más sostenido en el bienestar a corto y largo plazo en nuestras pacientes.