Solicita una cita

ARTÍCULOS IMM

Cosméticos ¿Qué componentes evitar para no alterar mi función hormonal?

01 de Abril del 2015

Los cosméticos son parte de la identidad social de una mujer y en realidad mejoran no sólo la presencia de ellas si no que tienen un efecto amable y positivo inclusive para su entorno. Se ven más iluminadas y optimistas. Dan sensación de cuidado y detalle.


No obstante, algunos de sus componentes no son derivados naturales si no productos industrializados que a nivel de ensayos de laboratorio se ha visto que actúan como disruptores endocrinos y pueden alterar la función hormonal y ocasionar, algunos de ellos, alteraciones en los cromosomas celulares denominadas mutaciones que incrementan el riesgo de tumoraciones malignas.


Existe controversia en cuanto a si la concentración que aparece en cada producto es suficiente para alterar la actividad hormonal o tener efecto cancerígeno. No obstante, el sentido común nos dice que, como toda sustancia no deseable, su uso excesivo, muy frecuente, combinado en varios productos o por mucho tiempo podría incrementar la probabilidad de que aparezcan dichos riesgos.


Si bien la industria de los componentes no está bien regulada, en países de Europa se prohíben como mil componentes y en Estados Unidos sólo 21. Según un artículo de BBC mundo, existe  5 sustancias con comprobada probabilidad de toxicidad a bajas dosis.


Parabenos. Preservantes de uso extendido en champús, acondicionadores de pelo, lociones, perfumes, desodorantes. Evitan la proliferación de bacterias y hongos. Son los más asociados a trastornos reproductivos y otros ejes hormonales.


Pfalatos. Utilizado en lociones, esmaltes de uñas, fragancias, jabones líquidos. Permiten flexibilidad a los plásticos. Medical Research Council del 2009 los asoció a malformaciones en el feto, cáncer de testículos e infertilidad masculina.


Formaldehído. El metanol es un conservante ampliamente utilizado en esmaltes para uñas, mascarillas, alisadores del cabello y otros. La OMS desde el 2004 lo calificó como cancerígeno en grandes cantidades.


Alquitrán. Utilizado ampliamente en champús y otros productos para la caspa, eczema y seborrea. Es un subproducto de la combustión del carbón. En el 2013 la Unión Europea prohibió su uso por un innecesario riesgo de desarrollar cáncer.


Óxido de Titanio. Común en bloqueadores solares. Safe Cosmetics, una organización estadounidense, lo menciona entre los 20 productos que más deben preocupar. Es designado como posible carcinógeno por la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer. Safe Cosmetics recomienda evitar polvos, coloretes o talcos con óxido de titanio en su composición.


En suma. Mirar la lista de composición de los productos cosméticos, antes de decidir utilizarlos de rutina, es importante para no someter al cuerpo a riesgos innecesarios.