Solicita una cita

ARTÍCULOS IMM

Papiloma Virus Humano ¿Qué factores facilitan que genere lesiones?

22 de Abril del 2015

La contaminación por Papiloma Virus Humano (PVH) prácticamente se da en toda mujer en algún momento luego de iniciar la vida de pareja. Entre un 1 a 5% de afectadas va a desarrollar una lesión asociada a estos virus, algunas potencialmente malignas dando cuenta del cáncer más común en la mujer y otras benignas y/o inflamatorias.


Una predisposición individual y la agresividad del virus son factores que no se pueden modificar. No obstante, la mayoría de veces no son éstos los más relevantes, si no algunos factores que aparecen en el estilo de vida los que pueden favorecer la actividad del virus.


Normalmente los virus son oportunistas cuya actividad depende del sistema de defensa, el cual pueden verse afectado de modo agudo o crónico y principalmente, por actividades que favorecen la inflamación crónica en los tejidos.


Así, hay más riesgo de lesiones activas del PVH si la mujer es muy susceptible a infecciones vaginales recurrentes de otro tipo como candidiasis y vaginosis, la mayoría de ellas autoinfecciones por un sistema de defensa facilitador. Altas cargas de azúcares refinados, poco consumo de proteínas, la anemia crónica y pocas horas de sueño reparador, de hecho favorecen estas infecciones que conllevan un escenario favorecedor de actividad del PVH.


 El manejo adecuado de dichas infecciones no sólo limitando el proceso agudo con óvulos u otro antibacteriano, si no identificando qué se puede mejorar en el entorno nutricional y metabólico es muy deseable en estos casos.


El uso prolongado de anticonceptivos, más de cinco años, puede alterar el metabolismo y con ello la respuesta del sistema de defensa. Se sabe que 3 de cada 10 usuarias van a desarrollar infecciones vaginales por cándida y/o vaginosis recurrentes que favorecen la actividad del PVH.


Limitar el uso de los mismos e identificar si tienes mayor riesgo de adversos durante su uso es lo ideal.


El sobrepeso importante, el cigarrillo y otros estimulantes utilizados de modo crónico pueden generar un ambiente de inflamación crónica en todos los tejidos que favorezcan la proliferación de éste y otros virus y agentes infecciosos en el cuerpo.


De más está decir que tener una relación estable, utilizar medidas de protección o evitar el contacto directo con las secreciones de la pareja cuando hay un ambiente inflamatorio es una medida muy importante para no permitir que el PVH esté muy activo.


La detección temprana mediante una vigilancia periódica es de lejos la mejor medida para confirmar que no hay lesiones o que éstas están en etapas curables. Y si a esta detección le sumamos un centro que individualice el riesgo identificando factores modificables va mucho mejor para año a año estar más tranquilos con el tema de las infecciones del PVH que tanta preocupación ocasiona.