Solicita una cita

ARTÍCULOS IMM

Cáncer de Endometrio: Factores de riesgo que lo favorecen

29 de Abril del 2015

El endometrio es un revestimiento de glándulas en la parte central del útero cuya función durante la etapa fértil de la mujer es producir nutrientes para que el bebé crezca durante los primeras semanas de gestación.


Si una mujer ovula y no se embaraza, es expulsado con un sangrado asociado lo cual se denomina menstruación.


Como toda glándula cuyo crecimiento depende del estímulo hormonal  y otros factores de crecimiento es muy susceptible de generar distorsiones en el mismo y devenir en cambios pre malignos e inclusive cáncer.


Es poco probable que ocurra en mujeres jóvenes pero no imposible y es más frecuente en mujeres adultas que años  dejaron de menstruar (en post menopausia).


Si bien el signo de alerta es un sangrado anormal luego de la menopausia o muy abundante en una mujer joven, esto no siempre se da en etapas tempranas y la mejor prevención es el control periódico mediante ecografía pélvica transvaginal.


Un factor de riesgo es una condición que, comparado a grupos de personas que no lo tienen, se ve que aumenta la posibilidad de padecer dicha enfermedad. Pero tener dicho factor no significa que de hecho se va a padecer de cáncer y también, no tener dichos factores no significa que no se va a presentar el cáncer, pero de hecho es menos probable en este último caso.


Como siempre, existen factores de riesgo que son no modificables y otros que sí lo son. Manejar estos últimos, los modificables es lo ideal, más si se tienen otros que no lo son.


El ganar edad, acompañado de ovulación incesante por pocos o ningún bebé o lactancia son factores que incrementan el riesgo y son difíciles de modificar. Igual sucede si se tienen familiares de primer grado que han padecido de esta alteración o de cáncer de colon.


Con o sin estos factores, otros que favorecen la aparición de cáncer de endometrio, sobre todo en la mujer adulta tienen que ver con estilos de vida y cambios en el metabolismo perfectamente modificables.


La obesidad es el factor de riesgo modificable más significativo para tener cáncer de endometrio, así como sus factores asociados como hipertensión y diabetes. En el tejido adiposo se favorece la producción de estrógeno que estimula al endometrio así se esté en menopausia, de otro lado, las proteínas que atrapan o transportan al estrógeno disminuyen lo que favorece el sobre estímulo hormonal.


Muchas mujeres en sobre peso, producen excesivas cantidades de insulina, la cual no sólo favorece la diabetes, sino además promueve o activa el factor de crecimiento similar a la insulina el cual estimula el crecimiento endometrial.


Si bien el sobrepeso tiene una tendencia familiar, en la mayoría de casos es por errores en la nutrición y cambios en el metabolismo que pueden ser manejados.


Para el IMM, es importante no solo la detección temprana con tecnología óptima para la evaluación de la mujer sino además, identificar las pacientes con factores de riesgo para apoyarlas en su manejo y con ello ganar años y bienestar.