Solicita una cita

ARTÍCULOS IMM

Protectores Diarios ¿Buenos o Malos?

03 de Junio del 2015

Muchas de nuestras pacientes vienen confundidas con respecto al uso de los protectores diarios o panty liners toda  vez que hay opiniones encontradas entre los especialistas en cuanto a si su uso puede traer sólo beneficios o sólo riesgos.


Lo cierto es que actualmente, la secreción vaginal o la sensación de la misma se ha incrementado mucho en la mujer moderna, lo que hace que hasta un 75% de las mismas utilicen de rutina protectores diarios. Eso puede deberse a los cambios modernos en  el estilo de vida o a que somos una sociedad donde la sobre limpieza es la norma.


La mucosidad normal de la vagina, usualmente se debe hacer evidente sólo unos días a la mitad del mes, cerca de la ovulación, fuera de ello dicha mucosidad debe ser escasa e imperceptible para la mayoría. Como para 3 de 4 chicas el flujo se ha hecho muy perceptible el uso de protectores diarios ha subido exponencialmente.


Lo cierto es que si el flujo es muy intenso, es más cómodo utilizar algo que lo absorba y que sea fácil de cambiar y desechar. En este sentido los protectores diarios superan al hecho de llevar prendas interiores de recambio. De ahí su alta demanda actual.


Acá lo más bueno de los protectores pues apunta al bienestar en el día a día. Pero más allá de ello, ¿existen algunos riesgos? Parece que sí, y todo depende de si la usuaria ha averiguado si hay una causa médica para el flujo incrementado, la frecuencia de uso y las características propias del producto.


Si una mujer siempre ha tenido flujo incrementado que es transparente o ligeramente blanquecido sin mal olor o sin prurito asociado, hay que descartar un sobre moco por exposición de glándulas internas sobre la zona externa del cuello uterino. Si es así, hay un procedimiento para eliminarlas. Pero ello requiere una evaluación por el especialista.


Si antes no había flujos y ahora los hay, de hecho que algo cambió, y no es la falta de protección y  es poco probable la falta de higiene, pero puede ese flujo incrementado ser la señal de una alteración en el sistema de defensa o la contaminación de una agente bacteriano extraño y con ello ser en realidad una infección recurrente.  En este caso es más probable que el flujo cambie de color o se asocie a mal olor y/o prurito vulvar.


De ser ese el caso, mal se haría con utilizar protectores sofisticados que vienen con aromas y reguladores del pH. A más componentes en el protector más riesgo de irritabilidad y de que se absorban sustancias que empeoren una infección en vez de favorecerla.


Al ser los protectores diarios de material sintético de por sí pueden ocasionar dermatitis y es mejor cambiarlos con mucha frecuencia, cada 2 a 3 horas.


No todos los protectores tienen las mismas características pues el mercadeo de los mismos se ha encargado de dar una enorme variedad, y mientras más añadidos tengan, más riesgo de irritabilidad o de favorecer una infección.


Algunos de ellos al no permitir una adecuada ventilación de la mucosa vaginal y favorecer el rozamiento, se hacen muy probables las sobre infecciones en casos de ropa muy ajustada con la consiguiente irritación en la zona genital externa.


¿Qué hacer? No podemos negar su utilidad en ciertos escenarios de la vida diaria, pero lo ideal es evitar su uso rutinario al máximo y priorizar antes que nada la visita al especialista para descartar infecciones y otros problemas que favorezcan el flujo, como alteraciones hormonales, de la nutrición y cambios en la anatomía de la zona genital externa.


Una vez manejado todo ello y aún se necesita su uso, lo ideal es buscar el que menos aditivos tenga en cuanto a pH y perfumes. Es muy importante además, pues ha demostrado ser el menos inocuo, conseguir panty liners “respirables”.


En el IMM, al estar seguros de que la mucosa vaginal y la zona genital externa tienen sus propios mecanismos de protección, pretender ayudarlos con aditivos podría tener un efecto contrario a lo que se pretende evitar.


Acudir al especialista cuando algo se sale de lo habitual es lo ideal.