Solicita una cita

ARTÍCULOS IMM

CANCER DE MAMA

10 de Octubre del 2012

Mitos y Falsas Creencias

Octubre es el mes de la lucha contra el cáncer de mama. Su prevención y/o detección oportuna son las mejores maneras de mantenernos alejados de este cáncer.

Para la detección precoz nada mejor que la combinación de mamografía y ecografía anual o bianual pero ¿Qué hay de la prevención?

Prevenir un problema es más complicado que saber detectarlo, mucho más si los factores de riesgo no están claros pues están llenos de errores de los que son importantes y los que no lo son, apareciendo un montón de mitos y falsas creencias sobre lo que me disminuye o incrementa el riesgo de padecerlo.

Muchas veces nos preocupamos mucho por algunos riesgos que no son tales y otras veces no evitamos factores de riesgo muy importantes. En este artículo vamos a enumerar algunos mitos.

Mito 1. El cáncer de mama casi siempre es genéticoy/o heredado

Este es el más preocupante, pues al saber que no tengo mamá o hermanas con este mal puedo asumir que no lo voy a tener también. Muchas personas, incluyendo profesionales de la salud, piensan que el 50% de casos de cáncer son heredados, pero la realidad es que lo son sólo el 5% (una de cada veinte mujeres según el Instituto Nacional del Cáncer en Estados Unidos). Así que el 95% de casos son por factores ambientales o adquiridos por errores en el estilo de vida.

Mito 2. Usar sostenes muy apretados o un golpe en el seno

Recibir un golpe en el seno o ajustar las mamas con sostenes lo único que podrían ocasionar es dolor y si es muy intenso, un moretón, pero estos traumatismos no van a hacer que las células se malignicen y comiencen un cáncer.

Mito 3. Los desodorantes y otros productos de higiene

Posiblemente éstos productos puedan ocasionar una irritabilidad en la zona de uso por inflamación de la piel (dermatitis de contacto), o lesiones de otro tipo, pero siempre en la piel ya que su base es hídrica y por lo tanto no pueden atravesar fácilmente la piel. Para que una sustancia sea peligrosa debe ingresar en cantidades apreciables al torrente sanguíneo y de ahí llegar a las células vulnerables.

Verdad: A veces es más fácil responsabilizar a la genética y a la sociedad el desarrollo de esta enfermedad pues cambiar hábitos y estilos de vida óptimos para disminuir mi riesgo de cáncer puede parecer muy trabajoso pero si está bien orientado no lo es.

Lo más increíble de los estudios sobre mitos y cáncer es que muchos de nosotros pensamos que si nos toca nos toca y que no podemos disminuir los riesgos, pero esto no es así, los riesgos realmente pueden disminuir.

En el IMM procuramos no sólo una detección precoz eficaz mediante mamografía y ecografía digitalizadas sino además identificamos factores de riesgo y elaboramos planes de manejo que eviten éste y otros problemas futuros.