Solicita una cita

ARTÍCULOS IMM

CANCER DE MAMA Y ANTICONCEPTIVOS HORMONALES

17 de Octubre del 2012

¿Existe mayor riesgo?

Los métodos de control de la natalidad son de uso muy común hoy en día, y muchas veces necesarios en la vida moderna, donde la mujer debe priorizar sus logros personales y profesionales antes de pensar en la maternidad, sin sacrificar su relación de pareja.

Entre las opciones anticonceptivas, las más populares son aquellas cuyo contenido son preparados que tienen hormonas en su composición. Dichas hormonas son muy parecidas a las que normalmente produce el ovario en la mujer: estrógeno y progesterona. Las hormonas femeninas por excelencia.

La diferencia está en que, mientras el ovario produce una cantidad variable de hormonas, muy poquito cerca de la menstruación y mucho durante la ovulación (uno o dos días en la mitad del ciclo); en los preparados hormonales la cantidad es constante día a día y la duración de la acción de la hormona es mayor, logrando así evitar la ovulación y con ello la posibilidad de embarazo.

Normalmente las glándulas y conductos de la mama, responden a estas hormonas ya sea haciendo crecer más tejido o haciendo que éstos tejidos produzcas secreciones, entre ellas la leche materna. Y es un estímulo constante y repetitivo mes a mes.

Así que ahora está demostrado que, una sobreexposición a muchas hormonas femeninas, ya sea natural o artificial, pueden promover la aparición o el desarrollo del cáncer de mama.

Entonces ¿existe mayor riesgo?, pues lamentablemente sí. Pero insistimos que esto depende de si me expongo a altos niveles de hormonas femeninas por periodos prolongados de tiempo y que ¡esto también se puede dar sin necesidad de tomar anticonceptivos!

Y así, si tengo los siguientes factores de riesgo, es deseable discutir primero con el médico cuál es la mejor opción anticonceptiva en mi caso en particular:

- Haber iniciado la menstruación a edades muy tempranas - Haber tenido el primer bebé por encima de los 35 años - No haber tenido ningún bebé y tener más de 35 años - No haber dado de lactar a los bebés - Tener más de 47 años y seguir menstruando

Este grupo de pacientes, ya de por sí están mucho tiempo sobre expuestas a sus hormonas naturales y, ofertarles anticonceptivos con más hormona, de hecho van a incrementar un riesgo de cáncer.

Si bien sabemos que el cáncer de mama pocas veces es heredado (sólo en el 5% de los casos), si hay una historia familiar muy fuerte (por ejemplo, abuela, mamá y tías lo padecieron) el riesgo es muy alto y de hecho bajo ninguna circunstancia se deben optar por anticonceptivos hormonales en este caso.

También se ha visto un riesgo incrementado en mujeres que empiezan muy jóvenes a utilizar métodos anticonceptivos y esto es quizá porque los usan más años (entre 8 a 10) de modo ininterrumpido.

No debemos olvidar que otros factores de riesgo de por sí podrían hacer que mi condición actual se combine muy mal con mi método anticonceptivo: si estoy en sobre peso, si fumo, no soy muy activa, si consumo mucho alcohol.

Así que si uso un método anticonceptivo hormonal recomendado por un especialista que ha hecho una evaluación previa de mi estado de salud, y si lo uso por períodos cortos de tiempo, el riesgo no es mayor al que tienen las mujeres que no utilizan ningún método.

En el IMM siempre tratamos de individualizar a nuestras pacientes y de acuerdo a cada caso, recomendar el mejor método para un cuidado responsable de la natalidad, sabiendo los riesgos y beneficios antes de comenzar a utilizarlos.