Solicita una cita

ARTÍCULOS IMM

SEQUEDAD VAGINAL

07 de Noviembre del 2012

¿Sólo falta de estrógeno?

En nuestro cuerpo tenemos muchas zonas que tienen una lubricación natural. Estas zonas son las llamadas mucosas y entonces, es muy normal tener cierta mucosidad en la nariz, en la boca, en zonas que no vemos como las vías respiratorias, la vía digestiva y en las mujeres, es normal el moco vaginal.

La producción de este lubricante natural es más intensa durante la etapa fértil, cuando la ovulación permite la presencia de estrógeno y progesterona en las mujeres. Pero fuera de la etapa fértil, en épocas sin actividad del ovario como la menopausia, la lubricación también debe existir y en una condición suficiente como para no ocasionar molestias al caminar, sensación de picazón o ardor o incomodidad severa en la vida de pareja.

No obstante, algunas mujeres notan mucha sequedad vaginal luego de la menopausia y muchas veces el enfoque de manejo es ofertar cremas con contenido estrogénico en su composición (fitoestrógenos, estriol y otros).

Pero como notarán, no todas las mujeres en menopausia sufren de sequedad vaginal intensa o sintomática, así que la falta de estrógeno per se no es la única causa. Es más, muchas veces estas cremas u óvulos actúan más como sintomáticos, es decir, alivian el problema mientras se utilizan, pero una vez dejado la molestia vuelve.

Si conversamos más con la paciente, es posible que notemos que la sequedad no sólo se limita al área ginecológica, si no que muchas presentan sequedad en los ojos (y ya el oftalmólogo dio un sintomático en forma de gotas artificiales), otras un poco en la boca y otras en la piel de brazos y piernas e incrementan el uso de cremas.

Si la sequedad afecta muchas mucosas y también inclusive la hidratación de la piel, entonces, otros factores pueden colaborar con esta pérdida de lubricación óptima y la pregunta es

¿cuáles son?

Bueno, las glándulas necesitan metabolizar algunas sustancias que permiten mantener la superficie de mucosas y piel lubricadas o hidratadas y si el proceso se deterioro pues las hormonas que controlan el metabolismo no están en concentraciones idóneas, esto va a afectar la producción de sustancias lubricantes y favorecer la sequedad.

Muchas veces la falta de concentraciones óptimas de hormonas tiroideas, la cual es muy frecuente se deteriore con la edad y es más frecuente su deterioro en la mujer a cualquier edad, es la causa subyacente de ésta falta de lubricación.

Este déficit puede ser primario (agotamiento precoz de la producción glandular) o secundario a otros disbalances nutricionales y/o hormonales que deben corregirse en conjunto y de modo interdisciplinario para lograr mejores resultados.

Es muy importante que si el proceso es muy incómodo o se da en otras mucosas y piel se haga un enfoque más integrador como el que planteamos en el IMM al buscar sobre todo las causas metabólicas subyacentes que pocas veces se busca en estos casos.