Solicita una cita

ARTÍCULOS IMM

DOLOR MAMARIO PREMENSTRUAL INTENSO

05 de Diciembre del 2012

¿Qué lo ocasiona?


El dolor mamario intenso antes de que empiece la menstruación suele ser muy incómodo para la mujer que lo padece, toda vez que el dolor puede estar ahí por muchos días y cualquier actividad se vuelve incómoda y limitante, inclusive el dormir.


Una pequeña tensión mamaria con mayor sensibilidad es muy común y refleja el proceso de los cambios hormonales cíclicos en la mujer moderna. No obstante, cuando el proceso es muy limitante hay que buscar otros factores.


De primera intención, lo más preocupante es pensar que pueda existir algún tumor. Pero esto no sería real por dos razones: una que los tumores tienden a no doler estén donde estén (un lunar es un tumor benigno y no ocasiona dolor) y dos, si asumimos que dolieran, éste dolor no podría ser cíclico y solo limitado a los días premenstruales, si no que el tumor al ser un cambio anatómico permanente el dolor que ocasionaría también lo sería.


Pero igual, lo más importante es descartar que coexista alguna tumoración asociada. En la mayoría de casos con dolor mamario intenso, en realidad no hay tumoración asociada. Y si no la hay lo único que nos dice es que la causa no se asocia a un tumor pero existen otras causas de éste dolor.


Muchas veces las deficiencias hormonales facilitan una acumulación de líquido inflamatorio en los tejidos conectivos de la mama, lo cual presiona los compartimientos limitados del tejido y comprime los nervios lo que ocasiona el dolor y la hipersensibilidad.


Por ello que los anti inflamatorios o medicamentos que disminuyen los edemas alivian muy bien. Pero son sintomáticos… ¿y la causa? Pues normalmente no se busca. Y muchas veces existe.


Siempre hay que recordar que debe de existir una predisposición individual que ante un promotor ambiental se expresa con mayor intensidad.


En primer lugar existen ciertos disbalances hormonales que son empeorados por el ciclo menstrual ocasionando un edema transitorio en las mamas, y en algunas mujeres en otras zonas del cuerpo. Estos disbalances por lo común afectan la capacidad del cuerpo de eliminar los líquidos en exceso.


Las principales hormonas que regula el metabolismo del agua son las tiroideas, pero otros componentes metabólicos también pueden participar.


Ciertas insuficiencias en nutrientes esenciales pueden contribuir también a este proceso. Es por ello que, si notas que no hay mejoría con el enfoque convencional que te proponen, es bueno hacer una búsqueda de otros componentes hormonales que pueden afectarse en el ciclo menstrual y así conseguir un mejor control sobre éste síntoma que puede resultar tan incómodo.


Como siempre, en el IMM podemos ayudarte a resolver éste y otros problemas crónicos y recurrentes que no solucionas con el enfoque convencional.