Solicita una cita

ARTÍCULOS IMM

Candidiasis vaginal recurrente

12 de Diciembre del 2012

¿Contagio o autoinfección? 


Las infecciones en la zona íntima en muchas ocasiones están asociadas a la presencia de especies de cándida, principalmente cándida albicans, un hongo que prolifera en zonas de humedad como la mucosa vaginal.


Los síntomas que ocasiona se asocian principalmente a sensación de inflamación, prurito o picazón en la zona externa vulvar y muchas veces se asocia a un flujo o secresión blanquecina grumosa sin mal olor.


Muchas veces estos síntomas aparecen o empeoran luego de las relaciones sexuales por lo que es muy normal pensar que la causa de dicha infección es un contagio ocasionado por la pareja.


Si bien las enfermedades transmitidas sexualmente son una realidad la infección por cándida pocas veces o casi nunca es una infección transmitida sexualmente. La vida de pareja sólo es un precipitante de los síntomas, más no la causa.


La cándida es un residente habitual de todas las personas, hombres y mujeres, y no sólo se localiza en la mucosa vaginal sino que también prolifera en otras mucosas, principalmente la vía digestiva o también puede proliferar en zonas permanentemente húmedas como el pliegue entre los dedos de la mano si siempre andan mojándose, los pliegues abdominales en el sobrepeso y también ocasiona una infección conocida como pie de atleta.


Así que si aparece una infección vaginal por cándida es una autoinfección y esta se debe a dos razones: o las condiciones de humedad se incrementaron o mi sistema de defensa facilitó la proliferación de estos honguitos.


En el primer caso, la infección es episódica, y estacional, empeora en el verano donde la zona íntima se expone a mayor humedad per sé, y también por permanecer más tiempo con la ropa húmeda luego de la piscina o el gimnasio. En estas ocasiones la infección cede fácilmente con el tratamiento convencional de antimicóticos en forma de óvulos o pastillas.


En el segundo caso, cuando mi sistema de defensa no me puede proteger contra la cándida, los síntomas tienden a recurrir a pesar de llevar un tratamiento recomendado por un especialista, aparecen en cualquier estación del año y acá el manejo convencional no va a resolver el problema, pues los antimicóticos no mejoran al sistema de defensa, cuya disfunción es la causa básica del problema.


En estos casos donde la infección es recurrente, buscar qué disbalances nutricionales y qué disbalances de las hormonas del metabolismo ocasionan una disfunción en mi sistema de defensa es lo ideal.


Ahora que la estación de verano está cerca utilizar ropa fresca y holgada y evitar mantenerse mucho tiempo en el agua son medidas útiles para evitar estas infecciones.