Solicita una cita

ARTÍCULOS IMM

Ecografía Doppler Color en Gestantes

23 de Enero del 2013

 


¿Para qué sirve?


Durante la gestación, existe un crecimiento incesante y continuo no sólo del bebé, sino además del útero y de la placenta, por lo que la demanda de nutrientes y oxígeno desde la madre hacia el bebé y sus anexos debe incrementarse en proporción a esa demanda.


Es así, que los vasos sanguíneos que transportan oxígeno y nutrientes desde la madre a la placenta y de ésta al bebé deben dilatarse en proporción a esta demanda y así incrementar el volumen de sangre que facilite una cantidad adecuada según la demanda del bebé.


Si el volumen de sangre que pasa por estos vasos sanguíneos no es el óptimo existe la probabilidad de que el bebé deje de percibir una adecuada cantidad de nutrientes y así comenzar a mostrar un retardo en su crecimiento lo que se traduce en un bebé pequeño para la edad gestacional o en su desarrollo con lo que aparece un peso más bajo del que debería tener según su edad gestacional.


Si el aporte de oxígeno se limita, el niño puede comenzar a tener un sufrimiento crónico con lo cual altera la distribución del volumen sanguíneo, priorizando a su cerebro y dejando sin sangre al riñón. Con lo cual el líquido amniótico disminuye y también disminuyen sus movimientos para así ahorrar oxígeno. Estos cambios de conducta en el bebé se conocen como sufrimiento fetal crónico.


Finalmente si la dilatación de los vasos uterinos no es la óptima esto puede generar desórdenes para la mamá que se traducen en hipertensión durante la gestación y en casos más severos desarrollar preeclampsia y complicaciones asociadas.


Así que contar con una tecnología que valore si la adaptación de los vasos sanguíneos de la gestación es la óptima o no es muy, pero muy importante.


El Doppler Color permite valorar el patrón de onda del flujo sanguíneo a través de tres vasos críticos en la gestación: arterias uterinas, arteria umbilical y arteria cerebral media.


Y hacer una evaluación de cómo este patrón es normal o alterado desde el segundo trimestre de la gestación es lo adecuado, toda vez que, recién desde el tercer trimestre de la gestación se puede hacer notorio que el bebé demore en crecer o deje de moverse, o que se eleve la presión sanguínea en la madre.


El Doppler Color puede adelantarse a estos cambios severos y da oportunidad de intervención oportuna para disminuir o evitar complicaciones en la gestación.


En el IMM nuestros ecógrafos de última generación con tecnología 4D y Doppler color permiten un control prenatal óptimo para una detección oportuna y alertas que la ecografía convencional puede demorar en identificar.