Solicita una cita

ARTÍCULOS IMM

El cáncer femenino

06 de Febrero del 2013

 


Cómo prevenirlo y detectarlo tempranamente


Ayer se celebró el día mundial de la lucha contra el cáncer. Y cuando hablamos de combatir o luchar contra algo también hablamos de una serie de estrategias para entender y debilitar al enemigo, en este caso, el tan lamentable cáncer avanzado.


Dos de los cánceres más frecuentes de la mujer afectan órganos que participan en la reproducción como son el cáncer de cuello uterino y el cáncer de mama.


Si bien existen ciertas predisposiciones individuales que me hacen más susceptible a padecer una enfermedad, en el caso del cáncer de cuello uterino y el de mama, la mayoría de factores que lo motivan son eventos que vamos adquiriendo en el transcurso de los años y por lo tanto se pueden identificar y modificar y así evitar que aparezcan.


En el caso del cáncer de cuello uterino, el agente asociado se adquiere con la vida de pareja y mientras más parejas tenga sin protección adecuada más probabilidades de adquirir un subtipo de virus agresivo que supere a mi sistema de defensa y comience a modificar el tejido en un periodo de 10 a 20 años.


Así las medidas de protección durante la intimidad con preservativo principalmente, el tener una pareja estable son medidas de prevención óptimas. De otro lado el tener una nutrición balanceada que mantenga alerta a mi sistema de defensa puede hacer que un virus agresivo no se exprese nunca. Si comienzo a acumular mucho tejido graso en mi cuerpo mi sistema de defensa puede relajarse y facilitar la proliferación de agentes infecciosos y virales.


El control anual con colposcopia y papanicolau es la mejor estrategia de detección temprana de cambios en el cuello uterino asociados al virus del papiloma humano.


En cuanto al cáncer de mama, sólo 1 de 20 casos son familiares o heredados, el resto son por sobre exposición a factores ambientales que lo provocan. El más común y perfectamente controlable es el sobrepeso. Está demostrado que acumular tejido graso en mi cuerpo incrementa un factor de crecimiento que puede sobreestimular la proliferación de la mama y si estoy susceptible desarrollar un tumor agresivo.


Así que una nutrición balanceada y actividad física moderada de rutina es muy importante para evitar este acúmulo de energía en exceso en forma de grasa en mi cuerpo.


La mejor manera de una detección temprana, antes de palpar un tumor, es la combinación de mamografía digitalizada y ecografía. La primera detecta con mucha precisión microcalcificaciones que pueden aparecer hasta 10 años antes de que se palpe un tumor, y la ecografía puede notar tumoraciones que con la mamografía pasan desapercibidos.


Buscar un centro que utilice la tecnología de detección correcta y sepa modificar factores de riesgo es la mejor estrategia para emprender una lucha que hoy en día estamos en mejores condiciones de ganar con el enfoque correcto como planteamos en el IMM.