Solicita una cita

ARTÍCULOS IMM

Sol, vitamina D y osteoporosis

20 de Febrero del 2013

 


¿Cuánto sol necesito para mantener mis huesos sanos?


La vitamina D, más que una vitamina, es una sustancia esencial en el metabolismo de las personas.


Su producción inicia en la piel y para terminar en su forma activa, requiere de otros pasos en el hígado y el riñón. Finalmente, una vez activada, permite mantener un nivel óptimo de calcio circulante y facilita su absorción por los huesos y con ello permite que se mantengan sanos.


Además es una sustancia inmunomoduladora y mediante otras funciones participa en un buen funcionamiento cardiovascular, tiene un rol en la prevención de ciertos tipos de cánceres y permite una contracción muscular sin dolor.


La deficiencia de vitamina D no sólo se ha relacionado con el inicio o el empeoramiento de la osteoporosis, sino además, con un riesgo incrementado de problemas cardiovasculares y deficiencias crónicas más comunes en adultos y ancianos como la merma en la capacidad cognitiva.


Es sabido que conforme soy más adulto, los riesgos de enfermedades crónicas y lesiones malignas son mayores, así como la osteoporosis, sobre todo en mujeres que pierden un factor protector bien conocido como es el estrógeno que deja de producirse en todas y de modo inevitable al entrar en menopausia.


La deficiencia de vitamina D en el adulto a menudo es erróneamente diagnosticada como fibromialgia (dolores musculares difusos sin causa aparente).


Más del 90% de los requerimientos de vitamina D que necesitamos las personas para estar en bienestar se consiguen de la exposición directa a la luz del sol.


Si bien es sabido que la exposición crónica directa y excesiva al sol incrementa el riesgo de lesiones malignas en la piel, el evitar del todo esta exposición directa incrementa el riesgo de deficiencia de vitamina D.


Una exposición de sólo 5 a 10 minutos al sol tres veces por semana, de mis brazos y rostro me permiten mantener una adecuada cantidad de vitamina D.


Si soy muy fotosensible, otra alternativa está en tomar suplementos que lo contengan. No obstante, esta opción debe ser adecuadamente discutida con un especialista, toda vez que, al ser una vitamina liposoluble, si se suplementa en exceso, puede acumularse y ocasionar toxicidad.


En metabolismo todo en equilibrio contribuye a evitar las deficiencias o los excesos y con ello a mantenerme en bienestar.