Solicita una cita

ARTÍCULOS IMM

QUISTES EN LOS OVARIOS

27 de Febrero del 2013

 


El ovario es una glándula cuya función principal es ofertar un óvulo mes a mes para permitir la fertilidad y preparar a los órganos de la reproducción (útero y mamas) para alojar y nutrir al bebé mediante la producción de las hormonas femeninas: estrógeno y progesterona.


Al ser una actividad dinámica e incesante y al tener el ovario tejidos con potencial de proliferación periódica, es muy común que aparezcan tumoraciones cuyo contenido es principalmente líquido. Cuando esto sucede esta tumoración toma el nombre de quiste.


Los quistes en el ovario pueden ser de tres tipos


-          Funcionales: Se desarrollan por alteraciones en la ovulación y son los más frecuentes en la mujer en edad fértil. El manejo casi nunca es por cirugía.


-          Benignos: Se desarrollan por sobre proliferación de los múltiples tejidos del ovario, sin convertirse en agresivos o malignos y tienden a crecer de modo incesante, salvo que sean extirpados quirúrgicamente.


-          Malignos: Aunque posible, son muy raros en la mujer joven tendiendo a aparecer en mujeres por encima de los 50 años. Su manejo es complejo y siempre requiere cirugía.


Los óvulos crecen dentro de pequeñas bolsas de líquido nutritivo denominadas folículos. A la mitad del mes, esta bolsa de líquido debe romperse liberando al óvulo preparado para ser fertilizado. Si la ruptura del folículo no se da, aparece un quiste funcional.


Los quistes funcionales representan más del 90% de los quistes encontrados mediante ecografía en la mujer en edad fértil y su tratamiento casi siempre es corregir la causa de la falla de ovulación, sin cirugía.


Al alterar el ciclo regular de la ovulación también altera la menstruación, haciendo que el ciclo menstrual se alargue o acorte o que la cantidad de menstruación varíe. Aunque no siempre es así.


La causa de los quistes funcionales casi siempre es un desorden metabólico vinculado a desórdenes en la nutrición o en las hormonas del metabolismo que impiden una ovulación periódica y regular. El manejo correcto es corregir estas disfunciones metabólicas y nutricionales.


Lamentablemente el enfoque de manejo casi siempre se limita a dar anticonceptivos lo cual si bien disminuyen los quistes no corrigen la causa básica y por ello al dejar los anticonceptivos es posible que regrese el problema del desarrollo de los quistes y la menstruación irregular.


La ecografía Doppler color de alta resolución y la consulta con un especialista que establezca de modo correcto el enfoque de manejo óptimo es lo ideal y es lo que proponemos en el IMM en un estudio One Stop.


Como las tumoraciones no siempre presentan dolor o trastornos en la menstruación, el control periódico anual es lo más importante para mantenerte siempre en bienestar.