Solicita una cita

ARTÍCULOS IMM

Ovarios Poliquísticos ¿Por qué vuelven luego de terminar el tratamiento con anticonceptivos?

27 de Marzo del 2013

 


Cuando una mujer en edad fértil acude a su médico por una molestia ginecológica, y éste le solicita una ecografía pélvica o transvaginal, el hallazgo ecográfico más común que le reportan es que en sus ovarios presentan quistes, que son múltiples, pequeños y le denominan ovarios poliquísticos, microquísticos y otros términos.


Por lo común, ante esta evidencia ecográfica, su médico le recomienda que para disolverlos o desaparecerlos, debe tomar anticonceptivos vía oral por 3 a 6 meses.


En los controles ecográficos, ni bien dejado el tratamiento, se reporta que ya no hay quistes, pero pasan unos cuantos meses y los síntomas como menstruación irregular o menstruación dolorosa y otros, vuelven y a la nueva ecografía ¡otra vez quistes!


¿Qué paso? Por qué el tratamiento no funcionó, si es el que recomienda la mayoría de médicos especialistas y lo hacen porque así está consensuado, así que es un manejo aprobado. Pero ¿Por qué vuelven los quistes?


Acá la explicación:


Cuando utilizo anticonceptivos como tratamiento, en realidad estoy utilizando un esquema que sólo alivia el síntoma, pero no corrige la causa básica y es por ello que, al terminar con el uso de los mismos y al no haberse corregido la causa básica los síntomas y el aspecto ecográfico de ovarios poliquísticos regresan en poco tiempo.


Los anticonceptivos son las mismas hormonas que el ovario naturalmente produce, pero en dosis diarias altas, cercanas a las dosis que aparecen el día de la ovulación. Esta alta concentración de hormonas confunde al cerebro el cual piensa que los ovarios están ovulando y por lo tanto el cerebro deja de estimular al ovario, con lo que el ovario deja de ovular y por lo tanto disminuye su tamaño y “desaparecen los quistes”


Pero en realidad lo que se ve a la ecografía no son quistes y éstos no desaparecen. Lo que pasa es que lo que se reporta como quistes son las casitas de los óvulos que son bolsitas de líquido nutritivo denominadas folículos. Como las mujeres pierden mes a mes alrededor de 35 de ellos (y solo uno se ovula), cuando algo afecta la ovulación, podemos ver en la ecografía varios de ellos y de ahí el informe de poliquísticos.


Como el anticonceptivo es un anovulatorio, impide el crecimiento de los folículos y así, al control ecográfico el ovario ya no presenta los “quistes”, dando la falsa idea de que “han desaparecido”. Pero como no son quistes, ni el anticonceptivo ha corregido la causa básica, cuando dejan de usarse otra vez aparece el desorden ovulatorio y el aspecto poliquístico de los ovarios.


¿Qué hacer? Pues corregir los desórdenes que están ocasionando una falla en la ovulación y acumulando los folículos en el ovario, dando el aspecto poliquístico.


La mayoría de las veces, como casi todo lo que se relaciona al ovario y su correcta función, la causa básica es una disfunción metabólica que no permite que el ovario funcione correctamente al no poder aprovechar con facilidad la energía de los alimentos.


Las disfunciones metabólicas son por desórdenes en los contenidos energéticos en la nutrición del día a día o por insuficiencias en la producción de las hormonas que controlan el metabolismo.


El enfoque de manejo debe ser individualizado y el detalle de qué grupos hormonales están disfuncionales deben ser discutidos al momento de la entrevista con la paciente por un equipo que domine la ginecología endocrinológica como planteamos en el IMM, donde corregir la causa básica, más que solo aliviar el síntoma, es nuestra prioridad para mantener a nuestras pacientes en bienestar.