Solicita una cita

ARTÍCULOS IMM

INFERTILIDAD Y NUTRICIÓN

17 de Abril del 2013

 


¿Qué alimentos desmejoran la ovulación?


Muchos factores pueden afectar la capacidad fértil de una mujer y también la del varón y si bien el tema es muy amplio, hoy vamos a tratar sobre algunos factores nutricionales que pueden disminuir la calidad ovulatoria y contribuir frecuentemente a demoras en el embarazo.


La nutrición juega un papel muy importante para mantener todos nuestros tejidos y órganos con un funcionamiento correcto, y la calidad del óvulo es muy sensible a alteraciones nutricionalmente condicionadas.


Las hormonas y tejidos de la reproducción son bloques de proteínas y aceites esenciales cuya fuente deriva de los alimentos. Muchos antioxidantes que protegen al óvulo de radicales libres se encuentran comúnmente en los alimentos en forma de micronutrientes.


Hoy en día, los nutrientes por lo común vienen demasiado procesados, refinados y con sustancias añadidas para su conservación que pueden afectar la fertilidad en las mujeres dependiendo de su susceptibilidad individual.


De otro lado, errores en la información de qué es correcto consumir y qué no, han hecho que la diversificación y calidad del contenido alimentario sea en muchos casos deficiente.


En otros artículos trataremos de los alimentos que mejoran la ovulación y otros factores de la fertilidad pero en éste nos centraremos en los que podrían perjudicar la calidad de la ovulación.


Azúcares refinados, sodas y jugos


El azúcar natural no viene en cristales marrones o blancos, tampoco en harinas blancas muy abundantes en el pan, arroz y fideos blancos. Estos productos han sido ampliamente refinados de modo que contienen sólo azúcar y nada más, cero fibra, cero aceites, cero proteínas y cero micronutrientes. Igual sucede con las sodas.


Si bien la fruta es natural, al extraerle la fibra y aumentar su cantidad (4 o 5 naranjas para un vaso de jugo) la carga de fructosa y otros azúcares tienden a ser muy altos.


El azúcar refinada o la fructosa libre de fibra entran rápidamente a la sangre y ocasiona elevaciones bruscas de una hormona denominada insulina, la cual está ampliamente demostrado que al ser utilizada en exceso (hiperinsulinemia) se asocia a ovario poliquístico, menstruación espaciada y demoras en la fertilidad por mala calidad ovulatoria.


Alimentos bajos en grasa


Son muy comunes ahora ver embutidos y lácteos “ligth”, denominados así pues su contenido graso ha sido extraído en casi su totalidad. El problema con ello es que este contenido graso ha sido sustituido por jarabe de maíz con alto contenido de fructosa. Por lo tanto, a pesar de ser embutidos y leche refinada, su contenido de azúcar es muy alto.


Además de que la grasa natural de los animales es el precursor de nuestras hormonas grasas entre ellas las hormonas de la reproducción y éstos alimentos ya no la contienen.


Alimentos con alto contenido de similares a estrógenos (xenoestrógenos)


Algunos alimentos contienen alta concentración de sustancias que en el cuerpo actúan como si fueran estrógenos no sólo afectando la actividad normal de la ovulación si no además de otras hormonas que participan en el metabolismo.


En este sentido, los alimentos procesados de soya que no son fermentados no son recomendables (leche, hamburguesas, carnes o quesos).


Es importante saber que, en suma, mientras más procesado y menos natural un alimento, mayores probabilidades de aportar excesos de azúcares refinados y xenoestrógenos.


En el IMM tenemos un enfoque integrador que no sólo busca cómo acercar el óvulo a un espermatozoide si no a buscar la mejor manera de balancear nutrición y metabolismo para lograr corregir la causa y tener una mejor solución.