Solicita una cita

ARTÍCULOS IMM

Cáncer de mama de origen genético

22 de Mayo del 2013

¿En qué casos sospecharlo y qué debo hacer?


Alrededor del 5% de casos de cáncer de mama (5 de 100 casos) son realmente hereditarios y son ocasionados por genes anormales que pasan de los padres a los hijos.


Los genes son partículas dentro de las células donde están otras partículas conocidas como ADN, las cuales contienen las instrucciones para fabricar las proteínas, las cuales son las bases estructurales y funcionales de todas las células y tejidos de nuestro cuerpo.


La mayoría de casos de cáncer genético están asociados a anormalidades de dos genes BRCA1 (BReast CAncer gene 1) y BRCA2. La función normal de estos genes es reparar las células dañadas y de vigilar de que las células de la mama crezca con normalidad. Pero cuando estos genes contienen anormalidades (mutaciones) no funcionan correctamente y entonces el riesgo de un crecimiento anormal de las células de la mama se incrementa y con ello el riesgo de cáncer de mama.


Al ser una alteración de los genes, estas mutaciones pueden pasar de generación en generación. Así, las mujeres con cáncer de mama con BRCA1 o BRCA2 anormal a menudo tienen una historia familiar de cáncer de mama, de ovario, de colon y de otras malignidades. A pesar de ello, hay que recordar que la mayoría de personas que desarrollan cáncer de mama no tienen genes anormales ni historia familiar de la enfermedad.


De otro lado la diversificación o mestizaje en el Perú hace que estas probabilidades disminuyan.


¿Cuándo sospechar la presencia de genes anormales con alto riesgo para cáncer de mama?


  • Si en la familia cercana: madre, hermana, abuela o tías maternas, se ha diagnosticado cáncer de mama antes de los 50 años.
  • Que un mismo familiar haya desarrollado en simultáneo cáncer de mama y de ovario.
  • Cuando en la familia existen otros cánceres glandulares como de páncreas, de colon o de tiroides.
  • Si algún familiar ha tenido cáncer de mama que afecte a ambos senos.
  • Es muy común en Judíos Ashkenazi y sus herederos
  • Si apareció cáncer de mama antes de los 35 años
  • Si algún familiar varón desarrolló cáncer de mama

Es importante saber que, si alguno de los miembros de la familia tiene los genes anormales para cáncer de mama, esto no significa que todos los miembros de la familia los tienen.


El riesgo de desarrollar cáncer de mama de una mujer sin genes anormales es de 13% (1 en 8), pero si hay genes anormales el riesgo es mayor al 80%. De otro lado, al tener estos genes alterados también hay mayor riesgo de desarrollar cáncer de ovario, de colon, pancreático, de tiroides, melanoma.


Otras alteraciones genéticas también se han asociado a mayor riesgo de cáncer de mama, pero son muy raras.


¿Qué debo hacer?


Si hay una alta sospecha de portar genes anormales, existen disponibles exámenes genéticos. En el Perú algunos centros lo ofertan asociados a instituciones extranjeras, pero lamentablemente el costo es muy alto.


Otros factores ambientales que dañen las células de la mama y de otros tejidos pueden activar con mayor fuerza los genes anormales, así que lo recomendable es:


  • Mantener un peso saludable
  • Actividad física moderada regular
  • Evitar alcohol o cigarrillo
  • Mantener una nutrición balanceada
  • Hacer exámenes más frecuentes, desde los 30 años y anualmente mamografía y ecografía y según hallazgos, resonancia magnética.

Existen algunas terapias anti hormonales especializadas y la cirugía profiláctica (de protección) donde se extirpan las glándulas mamarias cuando aún están sanas, así como los ovarios (para limitar la producción de estrógeno). Es importante recalcar que no se elimina al 100% el riesgo de padecer cáncer pero si disminuye de un 90% a un 5% o menos.


En el IMM creemos que la visita de rutina al especialista y los estilos de vida correctos son elementos clave para evitar el desarrollo de lesiones que bien pueden tratarse oportunamente o limitar su aparición.