Solicita una cita

ARTÍCULOS IMM

Endometriosis

12 de Junio del 2013

¿Cuándo sospecharla?


El endometrio es la capa funcional del útero, donde normalmente se alojan y crecen los bebés. El endometrio esta constituido por glándulas que contienen nutrientes que alimentan a un bebé en sus primeros días de formado.


Cuando no hay embarazo estás glándulas terminan desprendiéndose y se expulsan durante la menstruación.


Pero no sólo salen por el orificio del cuello uterino hacia la parte externa, si no que, muchas veces, a través de las trompas uterinas, también son expulsadas hacia el interior pudiendo tomar contacto con la superficie externa del útero, de los ovarios y de los intestinos.


En la mayoría de mujeres, unas células especializadas llamadas macrófagos eliminan estas glándulas que se fueron hacia el interior, pero en algunas mujeres este mecanismo de defensa no funciona bien, permitiendo que las glándulas se implanten en la superficie del útero, del ovario y/o de los intestinos ocasionando lo que se conoce como endometriosis.


Los implantes se dan poco a poco y por ello las molestias asociadas a la endometriosis no aparecen durante los primeros años de la menstruación, si no que aparecen y empeoran con los años, haciéndose más intensos progresivamente.


Estas glándulas mantienen intactas su capacidad de proliferar y sangrar durante la menstruación, pero como la sangre es irritativa para la superficie de los tejidos, muchas veces ocasiona que el dolor menstrual se haga más intenso de lo habitual y este dolor empeore con los años.


Así que si normalmente la menstruación no venía con dolor o era muy leve, casi imperceptible y de pronto se vuelve dolorosa y con el tiempo va empeorando, es necesario descartar la presencia de este problema.


De otro lado, al dañar la superficie del ovario, puede alterar la ovulación y con ello asociarse a demoras en la fertilidad. Así que si hay problemas o demoras para concebir y no hay otra causa aparente, es necesario descartar endometriosis como factor asociado.


Salvo que la endometriosis ocasione un quiste específico en el ovario (endometrioma) que es visible a través de la ecografía transvaginal, el diagnóstico debe de hacerse mediante laparoscopía pues es necesario visualizar los implantes en la superficie de los órganos internos mencionados.


El manejo de primera intención es retirar los implantes endometriosicos o los quistes que se han formado y siempre a través de cirugía.


Pero hasta acá hemos resuelto las consecuencias y por ende, si no buscamos las causas asociadas, el problema puede regresar, como ha pasado en muchas pacientes ya operadas, volviéndose el problema recurrente.


Si bien el protocolo sugiere más cirugías, es momento de buscar factores metabólicos que puedan afectar el correcto funcionamiento del sistema de defensa para equilibrarlos y con ello limitar la recurrencia.


En el IMM siempre planteamos no sólo resolver las consecuencias, si no buscar las causas para disminuir el riesgo de que un problema se vuelva crónico, recurrente y empeore con el tiempo.