Solicita una cita

ARTÍCULOS IMM

FLUJO CRÓNICO RECURRENTE

24 de Abril del 2013

                                                     ¿Por qué siempre tengo descensos a pesar del tratamiento?

Hoy en día para muchas mujeres es muy frustrante que en algún momento comiencen a tener flujos vaginales por infección, acuden al ginecólogo, siguen con el tratamiento, sienten que mejoran, pero pasado un tiempo el problema recurre.

Al acudir nuevamente a consulta, quizá con otro médico, la propuesta de manejo es casi la misma: antimicrobianos en forma de óvulos y/o tabletas, con más días…… ¡pero igual! Nuevamente el flujo regresa.

Cultivos para terapia más específica, reguladores del pH, truzas 100% algodón, ropa holgada, tratamiento a la pareja, abstinencia sexual ¡nada parece funcionar!

¿Qué ha pasado?

Pues que el enfoque de tratamiento no está completo y no se está atacando la causa principal de la infección recurrente: el sistema de defensa que no está funcionando bien.

¿Cómo se explica esto?

Pues bien, las personas somos un hotel de microorganismos y los tenemos en todas las mucosas (tejidos que producen moco): nariz, boca, estómago, canal vaginal. De ahí que muchas veces nos resfriamos, nos puede dar caries, gastritis y en las chicas, flujo vaginal infeccioso.
La mayoría de estos procesos deben ser fácilmente curables con un ciclo corto de antimicrobianos, pero cuando recurre, el problema está en el sistema de defensa.

Cuando el sistema de defensa se altera crónicamente, no puede limitar adecuadamente la proliferación de los bichitos que normalmente viven en mi cuerpo y así, por más que dé un buen antimicrobiano en forma de óvulos o pastillas, cuando pasa su efecto, los pocos bichitos que quedan (pues viven ahí) se enfrentan al sistema de defensa deficiente y nuevamente proliferan lo suficiente como para ocasionar flujo con o sin picazón y/o olor cargado.

¿La solución?

Mejorar el sistema de defensa.
Se ha visto que el sistema de defensa “se enlentece” cuando hay ciertos disbalances en mi nutrición y cierto deterioro en la capacidad de mis glándulas del metabolismo de producir cantidades óptimas de hormonas cuya función es permitir que los sistemas funcionen bien utilizando la energía de los alimentos.

¿Qué hacer?

Pues mejorar el metabolismo mejorando el contenido de proteínas y oligoelementos en mi dieta y restringiendo las fuentes de azúcar. Además, buscar el nivel de las hormonas del metabolismo y tratar de llevarlas a valores óptimos de modo que el sistema de defensa cumpla con su rol y se terminen las consultas recurrentes al especialista.
Un buen enfoque diagnóstico me permite un tratamiento óptimo que haga anecdóticos los flujos vaginales y la necesidad de óvulos permanentemente.

¿Hay más riesgos si esto no lo trato adecuadamente?

Si hay un flujo recurrente que no cura fácilmente, es posible mayor actividad del papiloma virus humano (otro residente inevitable de la mucosa vaginal) y con ello mayor riesgo de lesiones malignas en el cuello uterino.
De otro lado, si el sistema de defensa se sigue deteriorando puedo sumar otras infecciones recurrentes: en las vías respiratorias (resfríos o faringitis), en la vía digestiva (gastritis crónica), en la vía urinaria (cistitis crónica).