Solicita una cita

ARTÍCULOS IMM

OVARIOS POLIQUÍSTICOS Y RIESGO DE DIABETES

19 de Junio del 2013

¿Qué tienen que ver mis ovarios con mi páncreas?


Existe en nuestro abdomen una glándula que se encuentra justo debajo del estómago conocida como páncreas, la cual principalmente produce una hormona denominada insulina.


El rol de la insulina es almacenar los excesos de azúcares que se consiguen con una dieta rica en carbohidratos simples o que quedan sin utilizar por una deficiencia metabólica de los tejidos.


El azúcar es el sustrato energético que permite que nuestros tejidos funcionen adecuadamente, pero que tiene un detalle: si no se utiliza, no se puede eliminar  y el cuerpo la almacena en forma de grasa.


La conversión del azúcar no utilizada a grasa está mediada por la insulina.


Así con los años mi cuerpo puede almacenar mucha azúcar convertida en grasa y saturar sus compartimientos de almacén.


Cuando los compartimientos de almacén se saturan aparece una resistencia al guardado del azúcar en el cuerpo y como sigue habiendo azúcares no utilizados o en exceso, lo primero que sucede es que el páncreas comienza a producir más insulina (hiperinsulinemia) con el fin de evitar que el azúcar se quede en la sangre.


Como la insulina es una hormona diseñada para almacenar la energía crea los mecanismos para que el cuerpo crezca y consiga más compartimientos de almacenamiento. Para ello necesita que se fabriquen más hormonas anabólicas (promotoras del desarrollo de tejidos) entonces envía señales al ovario y a las glándulas suprarrenales para que comiencen a fabricar estas hormonas anabólicas.


El ovario al incrementar la fabricación de las hormonas anabólicas desordena el desarrollo y maduración de los folículos (que contienen a los óvulos) haciendo que el ovario tome un aspecto de múltiples quistes a la ecografía y aparecen síntomas de fallas de ovulación como alteraciones en la menstruación o demoras en la fertilidad.


Y así es una vía, quizá la más común, de cómo aparecen los cada vez más frecuentes ovarios poliquísticos.


Cuando el ovario y las suprarrenales logran su cometido de producir hormonas anabólicas y crear más tejido, los ovarios poliquísticos también se asocian a sobrepeso o a dificultad para perderlo.


Pero si sigue el desorden nutricional o el metabolismo enlentecido que siga permitiendo excesos de azúcares para almacenar sigue la sobreproducción de insulina y todo lo que se utiliza en exceso se acaba. Luego de 15 a más años de exceso de producción la insulina puede acabarse y entonces no hay manera de sacar el azúcar de la sangre y es cuando comienza a elevarse y aparece la diabetes.


Así que el ovario poliquístico no sólo es un alertador de problemas en la menstruación o en la fertilidad, sino que también es un alertador de riesgo de diabetes y por ello el enfoque correcto de manejo no es sólo dar anticonceptivos, sino que debe de buscarse la causa y con ello prevenir complicaciones futuras como la diabetes.


Es por ello que en el IMM nos esforzamos siempre por dar un enfoque orientado a la causa y no sólo a aliviar el síntoma en este y en otros problemas crónicos que afectan el bienestar de la mujer.