Solicita una cita

ARTÍCULOS IMM

Jabones especiales para la zona íntima ¿Qué tan necesarios son?

06 de Noviembre del 2013

Desde hace poco menos de una década han aparecido en el mercado jabones y cremas que prometen mantener el pH ácido natural de la zona íntima.


La oferta se da pues es bien sabido que cuando el pH de la zona íntima es poco ácido (alcalino) existe mayor proliferación de microorganismos que ocasionan flujo y olor cargado. Así que estos jabones prometen recuperar el pH natural haciendo menos probable las infecciones.


Estos productos asumen que algo desconocido y poco identificable modifica el pH que favorece la infección y que por ello son necesarios utilizarlos en la rutina de higiene diaria. Pero esto no es tan cierto.


Vamos a aclarar cómo es que se mantiene el pH natural ácido en la zona íntima.


Como toda zona que tiene siempre una mucosidad, en el canal vaginal existe naturalmente una proliferación de microorganismos, algunos son protectores y en condiciones normales dominan en población y otros pueden ocasionar infección pero su población normalmente es muy pequeña.


Los que ejercen un efecto protector lo hacen porque para proliferar el ambiente debe ser muy ácido y se encargan de mantenerlo así.  Si se pierde la proliferación de estos microorganismos por el uso de antibióticos, errores nutricionales o pérdida de actividad del sistema de defensa, los otros microorganismos comienzan a proliferar y modifican el ambiente, haciéndolo alcalino, que es el medio que necesitan para proliferar.


Pero nada de esto sucede en la zona externa, donde se utilizan los jabones. Si no que todo ello se da en el canal vaginal mismo. Así que estos productos probablemente más ejerzan su efecto por el perfume acompañante que por su naturaleza ácida.


De otro lado y como siempre que asumimos que de lo bueno más es mejor, podemos comenzar  a usarlo más veces en el día o en mayor cantidad lo cual puede resultar irritante para la mucosa delgada de la zona íntima o favorecer un estado de humedad mayor y esto si favorece la proliferación de hongos que pueden ocasionar prurito.


Si bien utilizarlos con el baño diario, una vez al día en cantidades pequeñas, no hacen ningún daño, en casos de que el pH del canal vaginal este normal, probablemente no generen un beneficio adicional.


Y si ya hay flujo y olor cargado es probable que alivien el olor por un efecto cosmético pero que no resuelvan la causa y en este caso de pH ya modificado es mejor buscar un especialista ya que es casi seguro que el pH este alterado pues ya hay una infección.