Solicita una cita

ARTÍCULOS IMM

VERRUGAS GENITALES Y PVH, ¿Existe riesgo de cáncer?

13 de Noviembre del 2013

Muchas mujeres, luego de iniciar su relación de pareja, se dan con la sorpresa de que le han aparecido en la zona genital, una lesiones pequeñas, sobre elevadas, que parecen pedacitos de coliflor que antes no tenían y con razón, sienten preocupación sobre qué son y que riesgos traen. 

Pues bien, la verrugas genitales o condilomas son las lesiones más fácilmente objetivables ocasionadas por el papiloma virus humano (PVH) y las que más ocasionan preocupación pues cuando nos ponemos a buscar información…¡Éste virus también ocasiona cáncer de cuello uterino! 

Y ambas cosas son ciertas, que el PVH se asocia a las verrugas y al cáncer…pero al tener verrugas ¿de todos modos me va a dar cáncer? Vamos a aclarar esta duda. 
Si bien ambas lesiones tienen como factor asociado una infección por PVH, el tipo de PVH que las ocasiona, es completamente diferente para cada caso. Hay que recordar que existen 150 sub tipos de PVH y que no todos están asociados a lesiones malignas en la zona genital. 

Existen dos sub tipos, el número 6 y el número 11 que si se asocian a condilomas o verrugas, pero NO se asocian a cáncer de cuello uterino. Así que si tengo verrugas no necesariamente tengo el PVH que me ocasione cáncer. 
Pero si debemos aclarar otra cosa, que el tener el PVH que ocasiona las verrugas no me salva de adquirir un PVH que me ocasione lesiones malignas en el cuello uterino, mucho más si mi conducta sexual es de riesgo al no tener la protección adecuada con preservativo, cambios frecuentes de pareja o exponernos a una pareja promiscua, cuando yo no lo soy. 

Así que por un lado hay tranquilidad, pero por otro lado hay que estar alertas a intervenir para protegerme del modo correcto pesando en mi bienestar. 

¿Qué hacer cuando me aparecen lesiones en la zona genital? Lo primero es consultar con un especialista, confirmar si son lesiones condilomatosas y, según la severidad plantear el manejo. 

Se sabe que cuando son pequeñas hasta un 70% de ellas se resuelven espontáneamente luego de 6 a 8 meses. Si son muy grandes y ocasionan molestias o luego de éste tiempo no han cedido, se pueden extraer mediante procedimientos locales. 
Pero recuerden que al extraer las lesiones, sólo estamos quitando las consecuencias, más no las causas básicas, que son las conductas sexuales de riesgo en una mujer con un sistema de defensa un poco insuficiente. 

Recuerden que para que un papiloma me ocasione problemas no sólo depende de contraerlo, sino también de cuán vulnerable este mi organismo a su proliferación y por ello insistimos que la solución va por mejores conductas sexuales de protección y un balance nutricional metabólico adecuado, que me permitan no exponerme a recurrencias incómodas.

Hay que estar alerta a que mi sistema de defensa puede estar vulnerable si además de verrugas, tengo flujos infecciosos recurrentes, me resfrío con frecuencia o tengo vulnerabilidad a otras infecciones. 

En el IMM no sólo proponemos el manejo de las consecuencias, sino además controlar los factores de riesgo de conducta sexual y modificar los factores en mi estilo de vida o nutrición que pueden afectar la eficiencia de mi sistema de defensa.