Solicita una cita

ARTÍCULOS IMM

Sangrado intermenstrual, ¿Qué lo ocasiona?

11 de Diciembre del 2013

Lo habitual en una mujer que está en edad fértil es que el flujo menstrual dure unos cuatro días en promedio, pudiendo ser entre 2 a 7 días habitualmente y que este periodo se dé en promedio cada 28 días siendo un ciclo normal el que aparece entre 26 a 31 días.


En algunas mujeres puede aparecer un sangrado vaginal que ocurre entre los períodos de flujo menstrual habitual y en la mayoría de veces es escaso tipo manchado o en todo caso de cantidad muy variable.


Siempre que aparezca esta molestia refleja un evento anormal y lo ideal es acudir a una evaluación especializada pues las causas pueden ir desde un cambio anatómico benigno (la mayoría de casos), alteraciones hormonales (también frecuente) hasta una lesión maligna o pre maligna.


Los cambios anatómicos que más se asocian a sangrado intermenstrual muy escaso, pero que es recurrente en varios ciclos son los pólipos, ya sean cervicales (ubicados en la entrada del cuello uterino) o a nivel del endometrio, en la parte interna del útero.


Los pólipos son un sobre crecimiento tipo nodular de las glándulas que producen moco (si son cervicales) o de las glándulas que recubren el endometrio. Pueden ser únicos o múltiples y para su valoración exacta la exploración debe incluir una visualización del cuello uterino con colposcopía y la visualización del cuerpo del útero a través de una ecografía transvaginal.


Con la colposcopía es muy simple detectar la presencia de pólipos endocervicales o que están en el orificio cervical.  


Comúnmente con la ecografía transvaginal se puede sospechar de la presencia de pólipo endometrial, pero no siempre es posible determinar con certeza si están o no y en este caso se debe realizar un procedimiento especial donde se instila un suero estéril en el útero para separar sus paredes y así visualizar ecográficamente toda la superficie endometrial. El procedimiento se conoce como histerosonografía y es muy preciso para valorar la presencia de pólipos endometriales.


Algunos miomas, denominados submucosos, pueden protruir hacia la cavidad endometrial y también ocasionar sangrado intermenstrual.


Se sospecha de que el sangrado podría ser por una lesión maligna o pre maligna cuando el sangrado también aparece con las relaciones sexuales o es un sangrado más abundante. En todo caso la colposcopía puede detectar con precisión si existe alguna lesión en el cuello uterino y la ecografía transvaginal si hay lesiones a nivel del endometrio u ovarios.


De no encontrarse nada anatómico recién asumo que puede ser hormonal y es usual en momentos de intenso estrés, en mujeres con tiroides hipoactiva, en uso no regular de píldoras anticonceptivas.


Si se asocia a atraso menstrual es necesario descartar una complicación en un embarazo incipiente.


Volvemos a insistir que siempre que aparezca esta molestia no se debe asumir que es un evento normal e idealmente debe acudir a un especialista.