Solicita una cita

ARTÍCULOS IMM

Vitamina B12 y bienestar

29 de Enero del 2014

La vitamina B12 llamada cobalamina, es una vitamina hidrosoluble que tiene varios roles que participan en mantener el bienestar en una mujer a toda edad y durante la gestación.


Cada célula del cuerpo necesita de esta importante vitamina pero principalmente el cerebro, la recubierta de los nervios (mielina) y la formación de los glóbulos rojos críticos para el transporte de hierro y oxígeno.


Es posible que en deficiencia ocasione de modo directo fatiga y menos concentración. Puede asociarse a adormecimientos y dolor muscular tanto de modo directo al afectar la cubierta de los nervios y de modo indirecto al afectar la oxigenación y el aporte de hierro al músculo por contribuir a desarrollar anemia.


El dolor cólico intenso con la menstruación y el dolor pélvico sin causa aparente podrían tener como componente asociado una insuficiencia o deficiencia de vitamina B12 no adecuadamente detectada.


Por encima de los 50 años casi la mitad de las personas perdemos la capacidad de absorber adecuadamente esta vitamina por lo que el dolor muscular, los adormecimientos o los trastornos en la memoria son más probables.


En gestantes la demanda de vitamina B12 está incrementada y se ha visto que su deficiencia pre concepcional se asocia a demoras en la fertilidad y abortos recurrentes. En parte por la presencia de una hipercoagulabilidad que impide el desarrollo embrionario.


Su deficiencia puede alterar el neurodesarrollo fetal y con ello hay mayor riesgo de defectos del tubo neural, así como mayor riesgo de alteraciones en la mielinización y más procesos inflamatorios que se ha visto se asocian a conductas irritables en infantes.


Nosotros no somos capaces de producir vitamina B12. Sólo las bacterias tienes las enzimas que se requieren para sintetizarla, principalmente aquellas que viven en simbiosis en el intestino de los animales.


Al ser una vitamina hidrosoluble no tiene capacidad de almacenarse en el cuerpo y por ello es muy fácil de que aparezca deficiencia si no hay una ingesta adecuada de las fuentes nutricionales de esta vitamina.


Las principales fuentes son el pescado, la carne y las vísceras, especialmente el hígado. También se encuentran la yema del huevo y los lácteos. Una ingesta adecuada de estos alimentos es recomendable.


Si no hay manera de acceder a ellos de modo adecuado, los suplementos ayudan dado que son muy seguros y sin efectos adversos.


Muchas cosas pueden afectar el bienestar en una mujer, dar el enfoque adecuado para retomar un equilibrio y recuperar el bienestar del modo más sostenible posible es lo que promovemos en el IMM.