Solicita una cita

ARTÍCULOS IMM

Píldora del día siguiente, lo que debo saber

26 de Febrero del 2014

La píldora del día siguiente o píldora de emergencia es un anticonceptivo vía oral que podría prevenir un embarazo si se toma luego de la relación sexual sin protección, o que no tuvo una protección suficiente o la relación fue producto de una agresión sexual.


Su uso está indicado principalmente en esas muy raras ocasiones donde la pareja no tiene acceso a un método anticonceptivo tradicional que puede ser utilizado de modo rutinario.


El problema es que muchas mujeres asumen que puede utilizarse más rutinariamente y eso no es posible. Veamos por qué.


Su eficacia no es al 100%. Cuando se toma correctamente, es decir antes de la ovulación (la cual se da en promedio dos semanas luego de iniciada la menstruación), su eficacia es al 75% y se explica así: de 1000 mujeres que tienen una relación sexual sin protección, 80 pueden quedar embarazadas. Si las 80 tomaran la píldora sólo 20 quedarían embarazadas.


Como el principio es tomarla antes de la ovulación para dañar la misma, si ya se ovuló probablemente no impida el embarazo y su evolución normal. Tomarlo luego de la ovulación no ayuda en nada en realidad.


Tampoco ayuda tomar otra dosis en una o dos semanas si se siente que no funcionó. Lo más probable es que se consiga un sangrado anormal prolongado por los disbalances hormonales que ocasiona.


Cuando hace efecto usualmente hace que se adelante mucho un sangrado tipo menstruación, pero no siempre es menstruación y la píldora puede sólo retrasar la ovulación con lo que el siguiente ciclo en realidad no se sabe cuándo inicia y si va a ser regular o no, exponiendo a mayor riesgo de embarazo al no tener certeza de cuando se está ovulando.


Si bien es una o dos pastillas como mucho, la carga hormonal es casi equivalente a todas las pastillas que se utilizan en un mes. De ahí que puede ocasionar eventos adversos agudos tipo mareos, náuseas y hasta vómitos.


Si bien no se ha visto un evento adverso serio en un uso a largo plazo, utilizado de modo correcto, es importante tenerlo como alternativa. Pero para un método de rutina, nada como conversar con un especialista que oriente hacia la opción más adecuada en cuanto a métodos anticonceptivos, pues cada caso puede tener ciertas limitaciones para preferir un método en relación a otro.