Solicita una cita

ARTÍCULOS IMM

Papiloma Virus Humano, ¿Cómo se porta con los años?

12 de Marzo del 2014

El Papiloma Virus Humano (PVH) sabemos que se ha asociado tanto a lesiones benignas como malignas en la zona íntima de la mujer. Sus lesiones van desde condilomas o verrugas genitales que nunca se malignizan, hasta el cáncer de cuello uterino.


La infección por PVH es muy común. A lo largo de la vida se estima que 75 a 90% de las personas lo tendrán en algún momento. Y afirmamos que es en algún momento pues en la mayoría de casos las infecciones por PVH son transitorias y con el tiempo van cediendo.


Siguiendo al inicio de la actividad sexual, en la adolescencia y la adultez joven (entre los 15 y 25 años) el pico de prevalencia de la infección por PVH es muy alto, afectando a más del 70% de las personas a esa edad.


Pero luego de los 30 años, menos del 20% de personas tendrán persistencia de la infección por PVH. Pero es aproximadamente en la mitad de este grupo que, la aparición de pre cáncer y cáncer es más probable.


Así que, con los años, es menos probable que tenga contaminación por el virus, pero si lo tengo y aparece lesión, es más probable que ésta avance hacia lesiones malignas o cáncer. Al final, de 100 adolescentes que se contaminaron por el PVH, sólo 5 cuando sean adultas tendrán cambios asociados al PVH.


¿Por qué con los años se limita la contaminación?


Son varios los factores.


El primero es porque el tejido del cuello uterino está más maduro y menos vulnerable a la contaminación y si no hay oportunidad de adquirir un nuevo PVH, el recambio constante del tejido permite eliminar los virus.


Otro elemento que favorece es que con el tiempo la probabilidad de mantener relaciones estables y una sola pareja son mayores evitando así la recontaminación por otro sub tipo de PVH.


Y así, con el tiempo es más probable que si mantengo una conducta de relaciones lo más segura posible, mis controles periódicos y una estilo de vida en equilibrio y con menos excesos, hay que estar tranquilos que la probabilidad de desarrollar lesiones por este virus es mínima.


Y si se ha desarrollado una lesión asociada al PVH tipo displasia, detectada a tiempo en mi control periódico hacen que la extirpación de la lesión hagan que mi riesgo de recurrencia y lesión mayor a futuro sea menor al 0.001%.


Las conductas que disminuyan el riesgo de adquirir el PVH, la detección oportuna de cambios mediante la combinación de colposcopía y pap en mis controles periódicos garantizan que la mujer moderna esté menos expuesta a desarrollar un cáncer que si bien es común, es el más fácil de controlar si se detecta a tiempo.