Solicita una cita

ARTÍCULOS IMM

CANCER DE MAMA, Factores de Riesgo Modificables

26 de Marzo del 2014

El cáncer de mama es una enfermedad que, a pesar de mayor sofisticación diagnóstica y mayor acceso a pruebas de detección temprana (mamografía digitalizada y ecografía) su frecuencia va en aumento.


Para 1999, el riesgo de que una mujer desarrolle esta enfermedad era de una en nueve. A partir del 2008 este riesgo es de una por cada ocho mujeres.


Este aumento de hecho no es porque como mujeres se ha tenido grandes cambios en cuanto a sus tejidos pues siguen siendo los mismos desde más de cien mil años, pero si ha habido ciertos cambios en cuanto a la esperanza de vida y al estilo de vida que pueden explicar porque aunque hay mejor tecnología, el riesgo se incrementa.


Se vive más, las mujeres tienen por ello mayor exposición de los tejidos de la mama al estrógeno por la ovulación incesante y se tiene menos oportunidad de lactancia. Pero estos riesgos NO son modificables.


Pero si hay factores que debemos procurar mantener, en la medida de lo posible, controlados.


El primero y más común es la carga de azúcar en la dieta y el sobrepeso muy relacionados entre sí. A mayor carga de azúcar mayor actividad de la insulina y su factor de crecimiento y con ello mayor riesgo de mamas densas y tumoraciones en la mama. En la grasa corporal se produce estrona, un estrógeno que es pro inflamatorio en la mama.


El sobrepeso además disminuye la actividad del sistema inmune, importante para limpiar al cuerpo de las células que se distorsionan y tienen potencial de malignizarse.


Es común ver que hasta un 60% de mujeres ganan peso drásticamente luego de los 40 años y casi siempre es a expensas de azúcar convertida en grasa. Controlar la carga de azúcares simples y refinados disminuyen este y otros riesgos.


Con esto no queremos decir que todas las mujeres en sobrepeso van a desarrollar el cáncer de mama, pero tienen más riesgo y el desarrollo del mismo va a depender de la predisposición individual que puede establecerse a través de la densidad mamaria en la mamografía.


El otro factor modificable es el uso de terapias que contienen hormonas del ovario tanto como método anticonceptivo y como método de reemplazo luego de la menopausia.


Utilizarlos muchos años (más de cinco) triplica el riesgo de padecer de cáncer de mama en relación a las no usuarias.


Con esto no decimos que no se utilicen, pero individualizar quien debe utilizarlos en base a una entrevista de factores individuales y familiares de riesgo, edad y estado actual y control periódico es lo más importante.


En otro artículo hablaremos un poco de los riesgos emergentes o nuevos riesgos identificados que pueden ser modificables.