Solicita una cita

ARTÍCULOS IMM

Pólipos Endometriales, ¿Qué son?

08 de Abril del 2014

Los pólipos uterinos son un crecimiento exagerado y localizado, de aspecto nodular, constituido del tejido glandular que corresponde a la línea endometrial, la capa con la se menstrúa. Usualmente son tumoraciones benignas, aunque en muy raros casos (0.5%) pueden ser de tipo canceroso o tener un tejido que puede convertirse en cáncer.


En tamaño pueden ser tan pequeños como unos pocos milímetros (2 o 3) pudiendo a llegar a medir 3 a 5 cm. Los de gran tamaño son los menos usuales. Una paciente puede tener uno o varios pólipos.


Es más usual que aparezcan por encima de los 35 años, pero algunas mujeres más jóvenes también pueden desarrollarlos.


El principal signo de sospecha es la alteración en la menstruación, usualmente prolonga los días de sangrado y/o hace que la cantidad sea mayor o también ocasiona un manchado o sangrado entre menstruaciones. En algunos casos puede no ocasionar alteraciones en la menstruación y la paciente estar libre de síntomas.


Se ha visto que los pólipos son estrógeno dependiente, así que cualquier factor que incremente la carga de estrógeno en la mujer puede ocasionar la aparición de pólipos si hay susceptibilidad al desarrollo de los mismos. Se ha visto que es más común en la etapa de pre menopausia y también en mujeres con sobrepeso prolongado que usualmente tienen dominancia de estrógeno.


Como son tumoraciones que afectan la integridad de la línea endometrial donde usualmente se alojan los bebés, se han asociado a infertilidad y sobre todo a mayor riesgo de abortos espontáneos.


Cuando hay sospecha de pólipos endometriales, sobre todo por alteración reciente en el patrón de menstruación, la ecografía transvaginal puede dar la sospecha de la presencia de los mismos. Una histerosonografía (dilatación mediante instilación de suero estéril en la cavidad endometrial con visualización ecográfica en tiempo real) confirma la sospecha de pólipos y establece la cantidad de los mismos.


El tratamiento de los pólipos grandes siempre es la remoción de los mismos mediante una histeroscopía, un procedimiento quirúrgico ambulatorio donde mediante una micro cámara se dirigen micro instrumentos que permiten retirar el o los pólipos sin dañar el resto del endometrio y sin hacer cortes.


En pólipos muy pequeños y que no dan molestias un manejo expectante con vigilancia periódica es posible pues muchos de ellos involucionan espontáneamente. No obstante, si la paciente desea gestar, así sean pólipos muy pequeños lo ideal es removerlos lo antes posible.


Luego de retirarlos en 30% de los casos tienden a recurrir. Buscar y tratar de corregir factores que favorezcan una mayor producción de estrógeno es una buena medida para evitar las recurrencias.